Denuncian prácticas de espionaje contra activistas en Maryland

Defensores de los inmigrantes en Estados Unidos expresaron el lunes preocupación por informes sobre espionaje en Maryland, realizado entre 2005 y 2006 a activistas en contra de la guerra en Irak y la pena de muerte.

“No hay duda que sigue este tipo de actividades contra los inmigrantes”, dijo a Notimex la delegada estatal de Maryland, Ana Sol Gutiérrez, de origen salvadoreño.

Señaló que junto con otros colegas y activistas prevé reunirse con el gobernador demócrata de Maryland, Martin O’Malley, para impedir ese tipo de actos y lograr una mayor transparencia de las autoridades.

Dos agentes de la División de Seguridad Interna y de Inteligencia de la administración del anterior gobernador republicano de Maryland, Robert Ehrlich se hicieron pasar por activistas pacifistas para infiltrarse en foros públicos, reuniones de estrategia y mítines.

La vigilancia se extendió por 14 meses a pesar de que las bitácoras de los informes de inteligencia no mencionaban que los activistas estuvieran involucrados en actos criminales o violentos.

“Es espantoso que esto haya ocurrido”, dijo Sol Gutiérrez al indicar que las autoridades justifican el espionaje sobre la base de “terroristas imaginarios” y sugirió que se forme una junta que supervise a la policía para evitar nuevos abusos.

Ricardo Juárez, activista de la organización defensora de los inmigrantes Mexicanos sin fronteras, que funciona en el vecino estado de Virginia, manifestó que los dirigentes “estamos con la sospecha permanente de que se nos está espiando”.

Manifestó que ese tipo de actos comenzó cuando las autoridades relacionaron a la inmigración con el terrorismo, lo cual llevó a que se cancele la emisión de licencias de conducir a los indocumentados tanto en Virginia como en otros estados.

Juárez dijo que activistas hispanos opuestos a la guerra en Irak también podrían ser espiados por sus actividades, incluyendo a padres de soldados latinos que murieron tras la invasión de Irak en 2003.

Susan Goering, directora estatal de la Unión Nacional de Libertades Civiles (ACLU), organismo que divulgó los escritos, manifestó que los documentos retenidos erróneamente por la Policía de Maryland, pudieran ser “sólo la punta del témpano”.

Tim Hutchins, ex súper intendente policial, reconoció en una entrevista con la prensa que la vigilancia a los pacifistas ocurrió durante su mando al frente de la policía, pero sostuvo que sus acciones fueron legales.

“Uno hace lo que cree que es lo mejor para proteger a la población general del estado”, señaló.

Las actividades de vigilancia doméstica están contenidas en un informe de 43 páginas de documentos obtenidos por la ACLU.

El caso recuerda las actividades de espionaje doméstico bajo el programa “Cointelpro” realizado en las décadas de 1960 y 1970 por el entonces director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Edgar Hoover, sobre activistas opuestos a la guerra de Vietnam.

La ACLU presentará peticiones adicionales bajo la ley de Información Pública de Maryland sobre otras actividades de la Policía Estatal y buscará reformas legislativas para evitar ese tipo de actos.

David Rocah, abogado de la ACLU en Maryland, dijo que los estadunidenses deben tener la tranquilidad de reunirse sobre cualquier asunto que le interese “sin preocuparse de que espías del gobierno ingresen su nombre en una base de datos usada para rastrear a terroristas y narcotraficantes”.

Pese a que los informes de la policía sobre esos eventos indicaron que los activistas actuaron dentro del margen de la ley, los agentes continuaron recomendando que el espionaje continúe, según la ACLU.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login