El grabado tridimensional captura literalmente el tiempo: Sotelo

* La artista desarrolla un proyecto en el que plasma mampostería queva del siglo XVIII al XXI.

México, 22 Jul (Notimex).- Inmortalizar la huella que deja el
tiempo en objetos que han sido testigos del paso de numerosas
generaciones, se ha convertido en una de las principales
inspiraciones para el trabajo de la artista plástica Marta Sotelo.

Ella está convencida que hasta los herrajes de una puerta o
ventana pueden narrar una historia.

La artista afirma que en el entorno urbano todo tiende a
desaparecer, inclusive los mobiliarios que alguna vez fueron útiles
serán reemplazados por otros más modernos.

“Algún día todo lo que nos rodea desaparecerá”, señala Sotelo,
quien ha desarrollado una técnica de grabado en telas para capturar
la esencia de las piezas de la vida cotidiana.

“Es un proceso que se asemeja a lo que hemos observado con los
fósiles en el barro o con el rostro plasmado en el manto de Turín, en
el que supuestamente está grabado el cuerpo de Cristo. La técnica se
basa en envolver con resina y telas diversas superficies para
capturar el polvo y el óxido depositado en ellas durante muchas
décadas”, precisa.

Sotelo, quien ha presentado exposiciones en Estados Unidos,
Inglaterra, España y Japón, desarrolló este proyecto de grabado de
objetos, mampostería y mobiliario de construcciones de los siglos
XVIII y XIX, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes, a través del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

En los meses recientes, se ha interesado en grabar detalles de
las superficies de diversas casonas del Centro Histórico, con lo cual
ha mostrado en sus lienzos los adornos de una pared, el barandal de
una antigua vecindad o una puerta de madera astillada que lleva más
de 100 años rechinando sus bisagras.

“La técnica del grabado tridimensional permite capturar
literalmente el tiempo. Hay una magia al retirar las telas de los
objetos después de varios días y descubrir que la esencia de cada uno
quedó contenida con todas sus imperfecciones y su pátina acumulada a
lo largo de muchas décadas. Al instante surgen preguntas como
¨quiénes habrán tocado este objeto?, ¨cuántas historias comenzaron o
terminaron al cruzar esa antigua puerta del siglo XIX?”

En este proyecto se conjugan diversas teorías sobre la
impermanencia de todo lo que existe, también manifiesta que hay un
gran deseo de experimentación sobre la descomposición visual que
experimenta un objeto al trasladarlo de lo tridimensional a lo
bidimensional.

“Los objetos adquieren formas poco comunes, parecidas a las
placas con dibujos en tinta que utilizan diversos psicoanalistas.
Como punto final, deshilo en la tela el contorno de la figura
capturada hasta convertirlo en una red, para después proyectarla con
luz en una pared a la manera de una gran diapositiva”, subraya.

“La gráfica tridimensional representa una opción para quien
desea capturar parte del entorno que está condenado a desaparecer.
También es conmovedor descubrir la manera en que el arte nos rodea en
cualquier rincón, sólo hace falta mirar con mayor atención”, concluyó
Sotelo.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login