Morales pone condiciones a jefe de diplomacia regional de EEUU en Bolivia

LA PAZ (AFP) – El jefe de la diplomacia de EEUU para la región, Thomas Shannon, comenzó este martes una compleja visita a La Paz para intentar superar las escabrosas relaciones bilaterales con Bolivia, mientras el presidente Evo Morales fijó la cita para las 5 de la madrugada del miércoles y puso condiciones a su estadía.

El secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos llegó al aeropuerto de El Alto, que sirve a La Paz, en la madrugada de este martes, según imágenes difundidas por televisoras locales.

“Habrá reunión mañana (miércoles) a las 5 de la mañana” entre Morales y Shannon, afirmó este martes el influyente ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, permanente crítico del rol del embajador norteamericano, Philip Goldberg, a quien acusa de financiar la conspiración contra el mandatario.

El inusual horario del encuentro fue fijado por Morales, tras la suspensión en dos ocasiones por problemas de agenda del encuentro bilateral: primero para el lunes y luego para este martes en el presidencial palacio de Gobierno.

La cita pretende normalizar la relación bilateral alterada por recurrentes denuncias de conspiración y que en los últimos meses provocaron que Washington llame en consulta a su embajador, después de un asedio de vecinos a su sede diplomática, aparentemente con la simpatía de algunos niveles de gobierno.

En un esfuerzo por distender la situación, Shannon dijo recientemente en Washington que su encuentro con Morales tiene el fin de “entender cuáles son las preocupaciones que hay en términos de relación bilateral”.

La Paz mantiene en tanto sus objeciones a la labor diplomática del embajador Goldberg y a los principios de la cooperación que la administración Bush canaliza a través del programa USAID, recientemente expulsado de la zona cocalera del Chapare, donde Morales tiene su principal apoyo político.

Además de entrevistarse con Morales, Shannon tiene previsto desplazarse en una fecha no precisada a la región del Chapare (centro), donde su país desarrolla programas de reducción y eliminación de cultivos de coca y de lucha contra las drogas, aunque el presidente Morales le puso condiciones.

“Bolivia es un país soberano y cualquier visita de funcionarios extranjeros necesariamente tiene que pasar por gestiones ante el gobierno nacional o la cancillería de la República”, aseguró el gobernante indígena, quien ha señalado varias veces al “imperio norteamericano” y al “neoliberalismo” como los principales enemigos de su gobierno.

El diputado del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) y dirigente de los cocaleros, Asterio Romero, también dijo este miércoles que no se permitirá el ingreso del funcionario norteamericano al Chapare, si “primero no pide permiso al gobierno”.

La lectura que tiene cada país de sus problemas bilaterales y que serán temas de la agenda de reunión entre el presidente y el jefe de la diplomacia estadounidense para la región es diametralmente opuesta.

Mientras La Paz considera que el embajador Goldberg digita una conspiración contra el gobierno, con recursos económicos del programa USAID, Washington cree que estas “acusaciones infundadas” no ayudan a la construcción de un clima de diálogo bilateral.

Asimismo, Estados Unidos ha manifestado su preocupación por la decisión de campesinos progubernamentales de expulsar en junio a la USAID del Chapare boliviano, cuna política del gobernante indígena, con el mismo argumento de conspiración que ha hecho el oficialismo.

Bolivia ha planteado semanas atrás a Washington una agenda de relacionamiento, basado principalmente en la construcción de confianza mutua, acuerdos comerciales de largo aliento y cooperación bilateral y que aún no tiene respuesta oficial.

You must be logged in to post a comment Login