Permanecen 52 niños desamparados tras redada en Iowa

Chicago.- Un total de 52 niños, hijos de trabajadores latinos detenidos hace más de dos meses en una redada en Postville, Iowa, aún se encuentran en el desamparo y a la espera de que sus padres sean liberados para viajar a sus países de origen.

Los pequeños siguen viviendo de la caridad de organizaciones comunitarias, más de dos meses después de la redada en la planta Agriprocessors Inc., donde fueron arrestados 389 trabajadores indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos y guatemaltecos.

Un grupo de voluntarios, encabezados por Julie Santos, comisionada de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) en el Medio Oeste, realizan una colecta de ropa y alimentos en Chicago para ayudar a estos niños.

Santos comentó a medios de prensa locales que de 72 pequeños que originalmente quedaron desamparados, se logró documentar a 20 y enviarlos a México y Guatemala donde un familiar los recibió.

Sin embargo, quedan 52 niños, todos ciudadanos estadunidenses, a los que se les prepara documentación mientras liberan a sus padres. De ellos, 23 aún no cuentan con su pasaporte.

La también dirigente del grupo Familias Latinas Unidas de Chicago explicó que fue decisión de los padres enviar a sus hijos a sus países de origen antes de que el Estado los tome en custodia, y otros esperan salir de la cárcel para viajar juntos.

Durante la colecta en Chicago este fin de semana, Santos encontró la buena voluntad de familias mexicanas que se acercaron a apadrinar el pago del pasaporte de 14 de esos niños, y confía en que en los próximos días se logre cubrir el resto.

“Seguimos en espera de voluntarios que patrocinen los 85 dólares que cuesta el pasaporte de los nueve niños que faltan, así como de recursos para cubrir sus necesidades diarias”, dijo.

Desde que ocurrió la redada, las familias de los detenidos son asistidos en la iglesia católica Santa Brígida del pequeño poblado de Postville que tiene dos mil 300 habitantes, en su mayoría hispanos.

De acuerdo con la activista, muchos de los padres arrestados están cumpliendo una sentencia de cinco meses en prisión y después de eso comparecerán ante un juez de Inmigración.

Hay otros que durante la redada se les dispensó el arresto por ser padres de niños pequeños, aunque deben portar un brazalete de rastreo, no pueden emplearse, y esperan su llamado a corte. El cierre de la planta tiene a cientos de familias sin ingresos.

El grupo de LULAC también entregó una carta en la oficina del senador por Illinois y candidato presidencial demócrata, Barack Obama, para pedir su apoyo a la colecta, así como una moratoria a redadas y deportaciones.

Se estima que más de 175 familias en Postville, incluyendo unos 500 niños y adolescentes, perdieron en la redada a su sostén económico, en muchos casos a los dos padres.

El 12 de mayo pasado cerca de 500 oficiales armados y con helicópteros realizaron la redada en la empacadora, deteniendo a 389 indocumentados de un total de 697 órdenes de arresto.

La fábrica quedó en paro técnico por falta de mano de obra, los detenidos fueron llevados a una zona de exposiciones ganaderas y en los siguientes días juzgados y sentenciados a distintas penas de prisión.

La redada involucró 16 agencias locales y federales dirigidas por el Servicio de Inmigración. Se ejecutaron órdenes relacionadas con actividad criminal, incluyendo el uso de seguro social falso, así como deportaciones por estado migratorio ilegal.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login