Los dramaturgos estamos hechos de recuerdos: Fernando de Ita.

* Con “La estación” celebrará 30 años de trayectoria.

México, 23 Jul (Notimex).- Fernando de Ita confiesa que su
primer acercamiento con el teatro fue de la manera más primitiva,
casi platónica, cuando en su natal Tlaxcala comenzó a jugar con su
propia sombra proyectada por la luz del sol en una pared blanca.

“Fue un asunto arquetípico, como cuando de niño se descubre por
primera vez el calor del fuego, el sonido del agua, la textura de la
tierra”, afirma el dramaturgo y director teatral, quien a 30 años de
haber incursionado profesionalmente en el teatro, “La estación” fue
escrita con mucho del contagio de esos recuerdos básicos que lo
inspiraron a amar la escena.

“Es una obra que contiene decenas de mis cuestionamientos de
niño y por eso, uno de los personajes principales es un infante que
va desentrañando todo su universo interior, al igual que una mujer
adulta que confiesa sus miedos, alegrías y búsquedas”.

La obra, dirigida por el propio De Ita, se presentará en
diferentes ciudades de Baja California. con la colaboración del
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través
del Programa de Animación Cultural.

Las actuaciones corren a cargo del colectivo teatral “Los hijos
del pulque”, en el que participa la familia del dramaturgo, su esposa
Pita Domínguez y su hijo Fernando de Ita Domínguez.

“Confieso que es una obra muy íntima, escrita para Pita y
Fernando, sin embargo, durante el proceso me asaltaba una imagen
constante: un valle con montañas y una estación de tren en ruinas, de
esas que no resistieron el paso de la modernidad y fueron abandonadas
a su suerte”.

La obra tiene también una clara relación con el paso del tiempo
y los cambios que se producen “cuando una época sepulta a otra”.

En este sentido, la desaparición de las estaciones ferroviarias
anunció también el rumbo hacia un México que transitaba a una
velocidad vertiginosa, olvidando a menudo el aspecto humano, señaló
el dramaturgo.

En ese escenario, De Ita desarrolla la sorpresiva relación entre
una mujer misteriosa y un niño que carga un violín, ambos, afirma,
son personajes que surgen de imágenes lejanas que alguna vez
presenció en los linderos de su comunidad natal, los Llanos de Apan.

“Yo era ese niño que estaba entrando a la adolescencia. Los
dramaturgos estamos también hechos de recuerdos, de todas esas
imágenes y experiencias sensoriales que al cabo de unos años pasamos
por el filtro de la mente al papel”, comentó.

Lo maravilloso del teatro, agrega, es que no importa qué tan
personal es la visión del dramaturgo o el director, el espectador
puede convertir la trama en una metáfora de sus propias vivencias, en
un paisaje interior colmado de horizontes.

“La estación”, se presentará el 23 de julio en el Multiforo del
Instituto de Cultura de Baja California y el 25 en el Centro de las
Artes de Mexicali.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login