Medio Ambiente al Día: Acción local para beneficios globales

Por Pedro Rodríguez

El debate sobre el calentamiento global sigue consolidándose con el favor de los medios de comunicación, movimientos comunitarios, consenso científico (IPCC) e iniciativas locales. Y es que, más temprano que tarde, sus efectos se están sintiendo en todos los rincones del mundo.

Sin la protección de nuestros patrimonios naturales y cambios significativos en nuestro estilo de vida, la humanidad, tal y como la conocemos hoy en día, no podrá sobrevivir. El ritmo de vida que llevamos sigue quebrantando la manera en que el planeta reproduce los bienes naturales que consumimos a diario: Desde los alimentos, pasando por la ropa y la utilización de energía, hasta cómo nos transportamos para ir del hogar al trabajo.

Se sabe que el calentamiento global es un fenómeno que no reconoce fronteras y que está en nuestras manos asumir la responsabilidad.

Existen muchas medidas que no solo pueden producir beneficios para el medio ambiente, sino que también puede ser buenos para su bolsillo. Prácticas básicas como reciclar, reutilizar y, en consecuencia, reducir los desperdicios sólidos deben convertirse en una rutina tanto en el hogar como el lugar de trabajo.

Por otro lado, apoye la siembra de áreas verdes en su hogar y comunidad; recurra a medios de transportación públicos o conduzca menos su automóvil a través de un “carpool”; reajuste el consumo de energía y agua en su hogar; y selle bien puertas y ventanas para retener efectivamente el calor o el frío dentro de casa.

Asimismo, reajuste la temperatura de su aire acondicionado y calefacción (trate de no tenerlos muy bajo o alto, respectivamente); considere utilizar calentadores de agua solar; cambie las bombillas de luz por unas más eficientes e invierta en electrodomésticos que ahorren energía (Energy Star).

Por último, no se olvide de que también existen recursos comunitarios que puede utilizar en la búsqueda del ahorro de energía. Contacte la oficina local de su ciudad, condado o estado y pregunte sobre los incentivos financieros u de otro tipo al realizar este tipo de inversiones y cambios. Todas estas prácticas, a mediano y largo plazo, producirán un alivio al presupuesto familiar, mejorarán la salud de su comunidad y crearán conciencia sobre el impacto de nuestras acciones en la salud del medio ambiente.

Nos estamos convirtiendo en una sociedad de consumo desmedido, donde resulta fácil ignorar el costo ambiental que cobra la producción de lo que consumimos. Desde que sale de la tierra como materia prima hasta cómo se procesa, se empaca, se transporta, se distribuye, se vende y se consume, el proceso de producción tiene un costo – y no uno monetario solamente; se trata de lo que cuestan los cambios irreversibles que están ocurriendo en nuestros ecosistemas.

No es tarde. Empecemos a ahorrar y emprendamos un nuevo compromiso con el medio ambiente.

You must be logged in to post a comment Login