Pone pandillero en riesgo programa de identificación a indocumentados

San Diego.- Un pandillero de la Mara Salvatrucha quien cometió triple homicidio hace un mes, pone en riesgo el programa “santuario” de San Francisco, que este año se convertiría en el primero en otorgar identificaciones a los indocumentados.

El programa del alcalde Gavin Newsom enfrenta severas críticas por haber permitido que el acusado de triple homicidio permaneciera protegido ante las deportaciones en la ciudad, pese a antecedentes penales en por lo menos tres incidentes delictivos anteriores.

El comentarista y dirigente político local, Arthur Bruzzone, cuestionó “la política de San Francisco de blindar a indocumentados delincuentes” porque el ayuntamiento invierte cerca de dos millones y medio de dólares al año en trámites para evitar deportaciones de esos indocumentados.

Bruzzone instó a llevar a referendo el programa santuario de San Francisco, que a partir de este año sería el primero en proporcionar identificaciones municipales a los indocumentados para incluirlos en la vida administrativa de la ciudad.

El editorial del diario San Francisco Chronicle también criticó que el pandillero pudo ser deportado por actos delictivos, pero ni las autoridades locales ni las federales lo enviaron a El Salvador.

El pasado 22 de junio el salvadoreño Edwin Ramos, de 21 años de edad, asesinó con arma de fuego a un padre de familia, Tony Bologna, y a sus dos hijos de 10 y 16 años, Michael y Mathew.

La policía informó que los Bologna bloquearon involuntariamente el paso del vehículo que conducía Ramos, y que al dar reversa para dar el paso, el salvadoreño disparó contra los tres.

Aunque La policía y el alguacil del condado de San Francisco identificaron a Ramos como miembro de la Mara Salvatrucha o MS13, el detenido sin derecho a fianza cometió el triple asesinato como acto personal más no en actividad de pandillas.

En su editorial “negligencia letal” el Chronicle advirtió que los oponentes a la ordenanza del ayuntamiento que convirtió a San Francisco en “santuario de los inmigrantes” tratarían de usar el caso de Ramos para desacreditar el programa.

Bruzzone dijo que en California hay diversas ciudades declaradas santuarios, como Los Angeles y San Francisco, pero ninguna protege a indocumentados delincuentes.

La historia delictiva de Ramos inició en 2003 cuando tenía 17 años y asaltó con otos pandilleros a usuarios del transporte público. Antes de cumplir 18 asaltó a una mujer embarazada. En ambas ocasiones lo detuvieron pero sin deportarlo.

Está casado con una estadunidense y recién solicitó naturalización. La procuraduría de distrito de la administración Newsom nunca ha pedido pena capital, pero la viuda y madre de las víctimas exigen que ese sea el castigo. El caso continuará el próximo mes en una corte en la ciudad.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login