Acusaciones entre Colombia y Nicaragua calientan sesión de la OEA

Colombia anunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) su intención de proceder “en forma correcta” contra el presidente de Nicaragua Daniel Ortega, por lo que calificó como la persistencia de una actitud hostil en su contra.

El embajador colombiano ante la OEA, Camilo Ospina, pidió el jueves a la justicia nicaragüense investigar reportes de que Ortega se reunió con miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que supuestamente viajaron en un avión venezolano a Nicaragua.

“Si se comprobara que el señor Ortega se reunió con terroristas buscados internacionalmente e incumplió con sus obligaciones legales, pedimos a la justicia nicaragüense que investigue y sancione dicha conducta”, dijo en la sesión ordinaria de la OEA.

Ospina ofreció un listado de las “sistemáticas” violaciones de las resoluciones de la ONU y de la OEA en que dijo ha incurrido Nicaragua al solidarizarse con las FARC.

“Esto es grave, Colombia tiene derecho a pedir las sanciones que se pueden imponer a quienes patrocinan el terrorismo”, advirtió.

Sin embargo, ofreció que su gobierno se abstendrá de actuar contra Nicaragua “porque entiende que la actitud irresponsable de un gobernante no puede dar lugar al castigo de un pueblo comprometido con la democracia. Suficiente castigo tiene con su gobierno”.

El embajador colombiano reiteró además el rechazo de su gobierno a la injerencia de Ortega en los asuntos internos, ante su reiterada intención de ser mediador de las FARC en un eventual proceso de paz con el gobierno del presidente Alvaro Uribe.

“Rechazamos la injerencia del señor Ortega en los asuntos internos de Colombia. El gobierno colombiano no ha autorizado ni autorizará gestión alguna con la organización terrorista de las FARC”, insistió.

El diplomático dijo que su gobierno no desea confrontación con ningún país y que su objetivo es terminar con el terrorismo, lucha donde, dijo, su gobierno requiere del apoyo internacional y donde la OEA es el mejor foro para buscar como lograr este objetivo.

En este sentido el colombiano pidió a Ortega “ayudenos a sepultar el cadáver de las FARC, no se sepulte con ellos”.

En su turno, el representante de Nicaragua ante el organismo, Denis Moncada, no sólo defendió la decisión de su gobierno de actuar como mediador de las FARC, sino que acusó a Colombia de ser “un narco Estado” que recurre al uso de la fuerza para intimidar a sus vecinos.

Hizo alusión a la falta de resolución sobre el diferendo limítrofe entre ambos países en torno al Archipiélago de San Andrés, ventilado ante la Corte Internacional de La Haya.

Moncada dijo que el despliegue naval colombiano en esa zona, que Ospina defendió como un ejercicio de su soberanía y jurisdicción, ha creado “mayor inseguridad en el Mar Caribe y atentando contra la paz y seguridad del Estado nicaragüense en la región”.

“Emulando a sus maestros, mentores y financieros de este continente y de otras regiones, Colombia cree que está en condiciones de imponer una supremacía absoluta a lo interno de Colombia y a su política exterior, en contraposición del derecho internacional”, asentó.

El diplomático nicaragüense acusó al gobierno colombiano de haberse convertido “en un narco-Estado que aplica y pone en práctica un terrorismo de Estado que afecta a la región” y dijo que el tráfico de drogas originado en esa nación representa una amenaza para países vecinos.

“No podemos aceptar que con el pretexto del combate al narcotráfico, al terrorismo y a cualquier otra amenaza a la seguridad nacional, se pretenda implantar una nueva forma de intervención y agresión contra otros Estados”, dijo.

Moncada aludió el ataque del ejército colombiano contra un campamento de las FARC en la frontera de Ecuador con Colombia en marzo pasado, en el que resultó muerto Raúl Reyes, el número dos del grupo rebelde.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login