Polémica por “juicio de destitución” contra Bush

Una audiencia en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos generó el viernes polémica por quienes la consideraron como el inicio de un juicio de destitución contra el presidente George W. Bush.

“Estamos reunidos aquí esta mañana en una audiencia sobre la autoridad del poder ejecutivo y sus limitaciones constitucionales”, dijo el presidente de comité, el representante demócrata John Conyers.

“Para el pesar de muchos, esta no es una audiencia para un juicio de destitución”, aclaró Conyers al indicar que ese proceso requiere de una votación de la Cámara baja para iniciar una investigación “que todavía no ha comenzado”.

Indicó, sin embargo, que “no es un secreto” sus preocupaciones sobre los abusos del poder de Bush sobre la politización del Departamento de Justicia, el trato a los detenidos y la posible manipulación de informes de inteligencia sobre Irak.

Asimismo, la divulgación a la prensa de la identidad de la agente encubierta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Valerie Plame, por posible venganza política así como el excesivo secreto de la administración Bush.

El republicano de mayor rango en el Comité Judicial, Lamar Smith, dijo que la audiencia servirá solamente para cuestionar la credibilidad del Congreso que tiene un bajo índice de aprobación entre los estadunidenses.

De la misma manera, el representante republicano Steve King dijo que la audiencia efectivamente era un el inicio de un juicio de destitución contra Bush a pesar que los demócratas intenten negarlo.

No obstante, el representante demócrata Robert Wexler elogió la “tenacidad y valentía” de su colega Conyers por realizar la audiencia al señalar que la alegaciones contra la Casa Blanca “son serias” y si se prueban podrían constituir grandes delitos.

“La Casa Blanca está acusada de mentir deliberadamente al Congreso y al pueblo estadounidense y de manipular datos de inteligencia sobre armas de destrucción masiva en Irak”, apuntó.

Agregó que la administración Bush también está acusada por “ordenar el uso ilegal de la tortura, despedir a fiscales federales por razones políticas” así como de negar la autoridad supervisora del Congreso al ignorar citatorios emitidos a funcionarios.

“Nunca en la historia de este país una administración ha disminuido tan exitosamente los poderes constitucionales del Poder Ejecutivo. Eso es inaceptable y no debe continuar”, recalcó.

Wexler reconoció el significado de la audiencia porque cuando una administración asume ese tipo de acciones “nosotros los representantes del pueblo, no tenemos otra opción que buscar un juicio de destitución”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login