Manifestación contra redadas

POSTVILLE, EEUU (AFP) – Liderados por 43 mujeres con brazaletes electrónicos en sus tobillos, cientos de personas de todo Estados Unidos marcharon este domingo por la principal calle de la ciudad de Postville, pequeña localidad de Iowa, para protestar contra la mayor redada contra inmigrantes ilegales en la historia de Estados Unidos.

Liberadas de la cárcel para poder hacerse cargo de sus familias, las 43 mujeres son parte de 390 trabajadores -principalmente guatemaltecos y mexicanos- arrestados por la policía federal el 12 de mayo en la planta procesadora de carne Kosher Agriprocessors, acusados de portar identidad falsa.

Se trató de la mayor redada en la historia de Estados Unidos en un lugar de trabajo, y forma parte de la ofensiva gubernamental contra la inmigración ilegal, un punto candente a tres meses de las elecciones presidenciales.

Los manifestantes marcharon por las calles de Postville frente a tiendas de judíos y restaurantes mexicanos, y al grito de “No más razzias” acallaron las voces de cerca de 100 manifestantes anti-inmigrantes.

Los arrestos han separado grupos familiares, devastado los comercios locales -especialmente aquellos para la población de origen latinoamericano- y ha dejado lo que antes de la redada era la mayor planta procesadora de carne kosher del país operando al 50% de su potencial.

María Laura Gómez, una ex trabajadora de la planta, se ha ocupado de su nieto durante meses mientras su hija -madre de éste- esperaba en la cárcel.

“Rezo para que las palabras escuchadas hoy resuenen en los centros de poder”, dijo. “Veo el dolor en los ojos de mi nieto cuando visita a su madre en la cárcel”, agregó.

La protesta no apunta sólo al movimiento anti-inmigrantes, sino también a la planta procesadora, que durante años evadió reglamentaciones de seguridad laboral y medioambientales. En la planta han ocurrido accidentes en los que empleados terminaron con miembros amputados, y se llegó a vertir más de 150.000 litros de sangre de pavo en un arroyo cercano.

Dos supervisores de la planta procesadora han sido arrestados, al tiempo que los dueños son investigados.

Se estima que en Estados Unidos viven unos 12 millones de inmigrantes ilegales lo que se ha vuelto un tema clave en la campaña electoral que enfrenta al demócrata Barack Obama con el republicano John McCain.

Ambos intentan congregar el voto de la comunidad de origen latinoamericano legalmente establecida en Estados Unidos, que representa unas 45 millones de personas, es decir alrededor del 15% de la población.

You must be logged in to post a comment Login