.Preserva museo de sitio muestras de la historia y el arte de Toniná.

México, 30 Jul (Notimex).- Enclavado en la Selva Lacandona, el
Museo de Sitio de Toniná cuenta con un acervo de 234 piezas mayas que
dan cuenta de la historia y arte que caracterizó a esta antigua
ciudad, caracterizada por su poderío militar y el conteo del tiempo.

Inaugurado en el 2000, el recinto fue diseñado por el Instituto
Nacional de Antropología e Historia (INAH), bajo un concepto que se
apega a la cosmogonía maya, relativa a los tres niveles existenciales
(cielo, tierra e inframundo).

De acuerdo con información del propio INAH, su arquitectura
alude a las pirámides escalonadas -símbolo de la dualidad- y permite
al visitante que ingresa a la estructura sentir el reencuentro con
los 13 gobernantes, cuyas esculturas se exhiben en el lugar.

El inmueble fue creado para mostrar in situ, los testimonios que
se han reunido tras más de 20 años de arduos trabajos de excavación
en la Zona Arqueológica de Toniná, palabra tzetzal, que en español
significa “el lugar donde se levantan esculturas de piedra en honor
al tiempo”.

El recorrido museístico se divide en dos salas, la “A” o Azul, y
la “B” o Roja. En la primera se muestra la fachada de la Gran
Acrópolis de Toniná, por medio de la cual se explica el simbolismo
que guarda esta estructura piramidal de siete plataformas, sobre las
cuales se observan 13 puntos (tronos y estelas), que según los mayas
se refieren a los 13 extremos que el Sol recorría en el universo.

En esta misma sala se pueden apreciar piezas emblemáticas que
remiten al calendario divino.

El conteo del tiempo fue uno de los discursos más recurrentes
del arte maya, que en este lugar se observa en una obra maestra: el
mural de las Cuatro Eras, que señala el dominio cíclico de igual
número de soles, vinculados con el fuego, el agua, el viento y el
invierno o muerte. En este apartado se incluyen además aspectos
relacionados con el cultivo del maíz y del cacao.

Este tema se refleja también en otras piezas que se exhiben como
estelas y discos monolíticos con inscripciones glíficas que refieren
fechas históricas, como el fin de ciclos, ritos, muertes de
soberanos, etc.

En el monumento 101, se inscribe la última fecha registrada del
antiguo sistema de numeración maya, correspondiente al año 909 d.C.

En la Sala “B”, dedicada a la guerra y al poderío de los
soberanos, se presentan 13 esculturas de gobernantes de igual número
de dinastías cautivos, entre las que sobresale la que representa la
imagen de Tzotz Choj, “Murciélago-tigre”, último señor de Toniná, a
quien se le atribuye la ejecución de uno de los hijos de Pakal. Esta
pieza de tamaño natural ha sido ubicada hacia el año 890 d.C.

La ascensión al poder y la representación de cautivos de guerra,
son los temas más repetitivos en la serie de piezas en relieve que se
exhiben en este módulo y que reflejan su tiranía militar, de ahí que
a esta sala se le haya pintado de color rojo.

En este mismo apartado se exhiben materiales arqueológicos
procedentes de diversas ofrendas que se han hallado en las
excavaciones, entre ellos, ollas globulares, vasos rituales y
máscaras, entre otros.

El Museo se Sitio de Toniná, se localiza a 12 kilómetros de la
ciudad de Ocosingo, a 115 kilómetros de Palenque y a 85 kilómetros de
San Cristóbal de las Casas, Chiapas; puede visitarse de martes a
domingo.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login