Si continúa deprimido, no es culpa del antidepresivo

ROCHESTER, MN. (ConCiencia) – Si alguna vez tomó antidepresivos y no le funcionaron, o si en alguna ocasión escuchó a alguien decir que no servían para nada, puede que la razón sea el cambio de gen del paciente con depresión, y no el medicamento.

Un estudio reciente asegura que las variaciones en el gen transportador de la serotonina, la que sintetiza cierto tipo de neuronas en el sistema nervioso central y que juega un papel vital en la inhibición de la agresión, enojo, humor, sueño, entre otros, está directamente relacionado con la depresión.

La serotonina explicaría el motivo por el cual algunas personas con depresión responden mejor que otras al tratamiento con citalopram (Celexa), un fármaco antidepresivo.

El estudio, publicado por el American Journal of American Genetics, examinó el gen transportador de la serotonina en 1,914 participantes y reveló que dos variaciones en este gen tienen relación directa con la forma de responder a la medicina citalopram. Este gen produce una proteína que juega un papel importante en la obtención de la respuesta al antidepresivo.

Los investigadores encontraron que los pacientes blancos con dos variaciones genéticas distintas tenían más probabilidad de presentar remisiones de los síntomas de depresión mayor.

“Los pacientes desean sentirse mejor lo antes posible, por lo que puede desanimarles la idea de intentar con un fármaco y luego con otro hasta encontrar el que funcione”, dijo David Mrazek, presidente del Departamento de Siquiatría y Sicología de la Mayo Clinic. “El desarrollo de pruebas fármaco-genéticas mejorará la posibilidad de seleccionar un fármaco eficaz desde el inicio”.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aseguran que los antidepresivos son los medicamentos más recetados en Estados Unidos y que alrededor del 10 por ciento de personas adultas lo consumen. Otros estudios revelan que por lo menos el 50 por ciento de las personas que recibe tratamientos para la depresión presenta una reducción completa de los síntomas.

Algunas personas abandonan los medicamentos al no ver una recuperación rápida o debido a los efectos secundarios que se presentan en algunos casos.

Sin embargo, este estudio demuestra que la composición genética de la persona también afecta su respuesta a los medicamentos. Con estos resultados se espera que los pacientes identifiquen el fármaco correcto desde el inicio del tratamiento para no tener que estar probando diferentes tipos.

“En los años venideros exploraremos muchos más genes que influyen en la respuesta al medicamento. Además de estudiar al gen transportador de la serotonina, analizaremos a los genes receptores de la serotonina y a aquellos que producen las enzimas que metabolizan el citalopram”, dijo Mrazek. “El estudiar a todos esos genes juntos nos permitirá predecir qué pacientes responderán a cada uno de los medicamentos antidepresivos”.

Actualmente existen pruebas fármaco-génicas que permiten determinar cuáles son los pacientes que sí responden al citalopram.

“No todos los pacientes responden al primer intento; muchos requieren dos o tres ensayos con medicamentos antes de encontrar el que funciona para ellos”, dijo Mrazek. “Nuestro objetivo es desarrollar pruebas genéticas de fácil administración y que indiquen si el paciente responderá o no al medicamento”, concluyó.

You must be logged in to post a comment Login