OEA constata mejor ambiente para resolver crisis entre Colombia y Ecuador

QUITO (AFP) – El ambiente entre Ecuador y Colombia ha mejorado mucho, pero aún falta que acerquen posiciones para que se reanuden los vínculos diplomáticos, rotos desde marzo, dijo este miércoles el secretario general de la OEA durante una breve gira por los dos países.

“Creo que el escenario ha mejorado mucho, pero todavía tiene que mejorar más para poder llegar a una solución más definitiva”, declaró el chileno José Miguel Insulza al término de una reunión de una hora con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en Quito.

Insulza aseguró que la conversación con Correa “fue muy grata” y que esperaba la ayuda de Colombia para “ir obteniendo resultados concretos” en su mediación.

“Creo que, ciertamente, el clima en el cual se desarrollan nuestras gestiones ha mejorado sustantivamente”, comentó.

Luego de su reunión con Correa, Insulza voló a Bogotá en donde dialogó con el presidente Alvaro Uribe y su canciller Jaime Bermúdez.

En cortas declaraciones a periodistas al término del encuentro, el secretario general de la OEA se mostró optimista frente a las conversaciones con los dos mandatarios, pero pidió prudencia en el tema de la reanudación de las relaciones bilaterales.

“No me atrevo a poner un plazo. No quiero hacer una estimación porque esa es una decisión de los gobiernos. Puede ocurrir en el momento en que ellos estimen oportuno”, precisó.

Incluso, explicó que el asunto “no es un tema central”. “Creemos que son los gobiernos los que tienen que reflexionar al respecto y tomar su decisión”, advirtió.

En ese sentido, destacó que las exigencias de los respectivos gobiernos para normalizar las relaciones “no sólo son posibles sino razonables”.

“Hay algunas cosas que ellos quieren, que no sólo son posibles sino razonables, y sobre esa base soy optimista”, dijo Insulza sin entregar más detalles.

Al reiterar que “ambas partes” están en una buena disposición, anotó que sus pedidos no deben interpretarse “como condicionamientos sino como un cambio de escenario que es necesario producir”.

Quito rompió relaciones con Bogotá el 3 de marzo, a raíz del ataque a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano que dejó 25 muertos incluidos el jefe rebelde Raúl Reyes y cuatro mexicanos que se encontraban en el campamento bombardeado.

Luego de que las tensiones escalaran a un punto crítico, Correa y Uribe aceptaron reanudar relaciones a nivel de encargados de negocios a finales de junio, atendiendo un pedido del ex mandatario estadounidense Jimmy Carter.

Sin embargo, un cruce de declaraciones echó a perder ese compromiso, tras lo cual el presidente ecuatoriano advirtió que mantendría interrumpido el diálogo con Colombia mientras Uribe fuera presidente.

Antes del encuentro entre Insulza y Correa, la canciller ecuatoriana María Isabel Salvador dijo que su país espera que Bogotá entregue información detallada sobre el ataque del 1 de marzo para avanzar hacia una solución de la crisis, que en su momento hizo temer una guerra en la región andina.

“Si eso se concreta sería una señal importante y de real seriedad”, afirmó Salvador al recalcar que Bogotá aún no ha dado muestras de su real interés por recomponer la relación.

Ecuador sospecha que Estados Unidos ayudó a Colombia en el bombardeo y que al menos una de las víctimas, el ecuatoriano Franklyn Aisalla, fue muerto a golpes por las tropas colombianas, lo que según Correa podría derivar en un juicio internacional.

You must be logged in to post a comment Login