En Pekín, un peluquero aficionado hace cortes de pelo olímpicos

PEKIN (AFP) – La fiebre de los Juegos Olímpicos hace que Wang Dasheng, maquinilla de afeitar en mano, tenga una única idea en mente: cortar el pelo a los chiquillos de su barrio de Pekín recreando toda la gama de símbolos olímpicos.

A mediados de julio, Wang, un profesor de vacaciones y al parecer en busca de un buen pasatiempo, empezó por su hijo, un niño de tres años desbordante de de energía, Wu Zhonghua, que es una especie de Liu Xiang en miniatura.

El padre, de 37 años, es un artista aficionado que suele cortarle el pelo pero que esta vez decidió ponerse el listón más alto innovando en materia capilar. “Pensé que sería una tontería hacer cortes normales”, explica a la AFP.

En la parte alta de la cabeza, el pequeño Wu exhibe ahora la estilizada y algo serpenteante silueta del logotipo de los Juegos de Pekín. Sobre la nuca se lee “2008”. “¡Viva China, vivan los Juegos Olímpicos!”, grita el niño, dejándose llevar también por la pasión de los cinco aros.

Su original corte causó interés entre sus vecinos.

“Llevé a mi hijo al parque del barrio y todos los demás niños querían el mismo corte de pelo”, cuenta su madre Feng Yamin, ardiente admiradora de su marido.

Con el respaldo de la prensa china, Wang se ha puesto como meta cortar el pelo a 29 niños, símbolo de esta 29ª Olimpiada de la historia, las primeras organizadas en suelo chino.

“Para nosotros es una forma de participar en los Juegos. No podemos ir a ver competiciones porque no tenemos entradas. Estos cortes de pelo son una forma de desear buena suerte a los Juegos”, dice su mujer.

“El eslogan de los Juegos es ‘participo, contribuyo, soy feliz’. Cada uno participa a su manera en lo suyo. Por ejemplo, los policías protegen los Juegos, los periodistas escriben artículos”, explica Wu Dasheng.

“Soy un pequinés cualquiera y utilizo mis dotes artísticas. Viendo estos cortes de pelo, la gente me recordará durante más tiempo”, explica el ocurrente maestro.

Tres niños de una escuela primaria del barrio, la de su hijo, acaban de pasar por sus manos. Lleva ya 26 cortes, siempre con el permiso de los padres de la criatura.

“He oído hablar de esto hoy y estoy totalmente de acuerdo. Los maestros les enseñan muchas cosas sobre los Juegos Olímpicos. Ya sabe mucho, aunque sea pequeño”, dice Wang Ping, de 33 años y madre del pequeño Li Da.

Este niño de cinco años, un poco temeroso al principio, fue gratificado con un bonito “Amo a China” en el cabello.

“Lo más difícil son sin duda las cinco mascotas. Lo demás es más fácil pero las mascotas tienen líneas muy detalladas y muy finas, así que es más complicado hacerlas”, dice el peluquero aficionado.

Siempre en busca de nuevas ideas, ya tiene otra para asombrar a su barrio: conseguir que dos muchachas de su familia compongan con sus cuerpos los carácteres chinos de la frase “Bienvenido a Pekín”.

You must be logged in to post a comment Login