Sexagésima gala de la Cruz Roja monegasca viaja a los años sesenta

MÓNACO (AFP) – Los riffs de guitarra del ex bajo de los Rolling Stones Bill Wyman, rodeado de una pléyade de estrellas de los años sesenta, acompañaron la sexagésima gala de la Cruz Roja monegasca, presidida la noche del viernes por el príncipe Alberto II.

Acompañado por sus hermanas Carolina y Stéphanie, también por su novia, la nadadora surafricana Charlène Wittstock, el príncipe se sumó a los invitados en un marco poco habitual para la velada más prestigiosa del verano monegasco: una cena sentados en el exterior, entre los árboles y flores de los jardines del Sporting Montecarlo decorados al estilo de la película “Out of Africa” (Memorias de Africa).

Después de la ritual tómbola a beneficio de la Cruz Roja monegasca fundada en 1948, los participantes, que pagaron 1.000 euros por el conjunto de la velada, pasaron a la sala de las estrellas del Sporting de verano.

Allí pudieron asistir a un concierto de música pop rock de los años sesenta orquestado por Bill Wyman, rodeado de figuras de aquella época: Robin Gibb, cantante de los Bee Gees, la norteamericano Mary Wilson, que fue componente de las Supremes, el cantante británico Donovan o Gary Brooker, fundador del grupo Procol Harum.

You must be logged in to post a comment Login