Afirma juez de EU que refugiada mintió sobre violencia doméstica

San José.- La ciudadana estadunidense Chere Lyn Tomayko, refugiada en Costa Rica como víctima de violencia doméstica, mintió sobre su situación, afirmó el juez norteamericano William Harris, en declaraciones que publicó la prensa local.

En términos similares se expresó el estadunidense Roger Cyprian, padre de una hija de Tomayko, en una carta publicada por el diario costarricense La Nación.

Respecto a la decisión del gobierno de Costa Rica de otorgar a Tomayko la condición de refugiada, como víctima de agresión por parte de Cyprian, el juez dijo que las autoridades de esta nación centroamericana creyeron solamente lo que dijo la mujer.

“Se probó, de forma concluyente, que no decía la verdad acerca de los abusos”, aseguró el juez William Harris, de la Corte Distrital de la ciudad estadunidense de Fort Worth, en el sureño estado de Texas.

“Ella sabe lo que hizo; tendrá que vivir con eso”, aseguro el jurista, en diálogo telefónico con el periódico costarricense de circulación nacional, y expresó que “ella es una joven muy versátil”.

Harris indicó que si bien Tomayko mencionó, en Estados Unidos, que era víctima de abuso sexual por parte de Cyprian, la evidencia médica descartó esa denuncia.

“Ella es buscada por Estados Unidos y, al parecer, no va a ser castigada”, planteó en alusión al hecho de que la norteamericana es requerida en ese país por haber unilateralmente salido de allí con sus hijas de entonces ocho y 10 años de edad.

Las autoridades de Costa Rica “solo le creyeron a ella”, además de que “decidieron que las autoridades estadunidenses estaban en lo incorrecto y que a la señora Tomayko era a la única que había que creerle”, afirmó el juez.

Según versiones periodísticas conocidas el mes pasado aquí, Tomayko es requerida en Estados Unidos por haber huido, en mayo de 1997, de ese país, desde donde ingresó a Costa Rica, en calidad de turista, junto con dos hijas de ocho y 10 años.

Cyprian la acusó en Estados Unidos de haber cometido el secuestro internacional de las menores, cargo que en ese país tiene una pena de tres años de prisión y la multa de 250 mil dólares, mientras Tomayko ha asegurado que huyó de una situación de violencia doméstica.

Asentada en la central ciudad de Heredia, a unos 11 kilómetros al noroeste de aquí, se casó con el ciudadano costarricense Javier Montero, con quien tuvo dos niñas, ahora de ocho y cinco años de edad.

Tomayko, cuya captura fue solicitada por autoridades estadunidenses y se hallaba en prisión desde septiembre del año pasado a la espera de la finalización del trámite de su extradición, obtuvo el 23 de este mes el refugio en Costa Rica.

La norteamericana permaneció recluida en el centro penitenciario para mujeres “El Buen Pastor”, en la periferia sureste capitalina, del cual salió caminando, dos días después, junto con sus hijas y su esposo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login