.Cumplió Mathias Goeritz importante labor en el arte urbano mexicano.

México, 3 Ago (Notimex).- El Museo El Eco, la Pirámide de
Mixcoac y, por su puesto, Las Torres de Satélite, conforman parte del
legado que dejó al arte urbano de este país el artista plástico de
origen alemán Mathias Goeritz, quien este lunes cumple 18 años de
fallecido.

La más conocida de sus obras son las Torres que, hechas al lado
del arquitecto Luis Barragán y el pintor Jesús Reyes Ferreira, dieron
rostro e identidad cosmopolita a ciudad Satélite, y que ahora podrían
convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Goeritz nació el 4 de abril de 1915, en Danzig, Alemania.
Estudio pintura e hizo un doctorado en Filosofía e Historia del Arte
en la Universidad de Berlín, donde residió y estableció relaciones
con artistas dadaístas y surrealistas hasta 1941.

Sin embargo, Goeritz fue un artista multifacético que lo mismo
incursionó en la pintura, que en la escultura, diseño, urbanismo,
filosofía, literatura, crítica de arte y promoción cultural.

La siguiente década, Goeritz se estableció en España y desde ahí
convivió con los artistas vanguardistas y se dedicó a la pintura.
Asimismo fundó la Escuela de Altamira, a la que acudieron artistas
como Modest Cuixart y Antoni T. Pie. Se sabe que a partir de 1950
practicó la escultura expresionista.

En 1949 se mudó a la Ciudad de México en la que permaneció hasta
su muerte. A este país llegó invitado por la Universidad de
Guadalajara para incorporarse a su planta docente, además de que
fundó la galera Arquitac.

Fue así como en la capital jalisciense presentó por primera vez
su obra pictórica y organizó exposiciones de artistas de la
vanguardia como Edouard Manet, Paul Cézanne, Toulouse Lautrec, Pierre
Auguste Renoir y Paul Klee.

De acuerdo con estudiosos de su vida, Goeritz fue un hombre
lleno de contradicciones, dudas y pasiones, así como de una enorme
alegría; también era una persona con muchos miedos, a partir de sus
vivencias durante la Segunda Guerra Mundial. Temas como la muerte,
soledad, violencia y autoritarismo fueron reflejados en sus obras.

En México, su obra se vio influenciada por el diario acontecer,
como lo muestran obras como “Los muertos del 68”, pieza pequeña al
óleo que elaboró a partir de recortes periodísticos sobre ese hecho.

Gran promotor cultural, Goeritz también es el autor del
edificio-escultura “El Eco”, ubicado en la colonia San Rafael, pues
estaba convencido de que en esta ciudad la salvación del hombre se
daría a través del arte, no de la política.
Sigue.
Cumplió Mathias/dos/política.

El artista dio clases en la Facultad de Arquitectura de la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); fundó y dirigió la
Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Iberoamericana, donde
abrió los primeros talleres de diseño industrial.

A lado de José Luis Cuevas, Jesús Reyes Ferreira y Kati Horna,
entre otros, encabezó el movimiento llamado “Los Hartos”, que elaboró
las primeras instalaciones hechas en México. Junto con artistas de 17
países coordinó el diseño de las esculturas de la Ruta de la Amistad
para las Olimpiadas en México de 1968.

En tanto, con Luis Barragan elaboró en Guadalajara “El pajarillo
amarillo”, mientras que este arquitecto convirtió la pieza “Animal”
de Goeritz en símbolo del Pedregal de San Angel.

Como parte de su trabajo arquitectónico en México, al lado de
otros prestigiados profesionistas se encargó del conjunto de siete
columnas que se halla en la explanada del Palacio de los Deportes, en
la capital del país, conocida como “La Osa Mayor”.

Otra de sus obras es su pintura “Mural plástico”, que se
encuentra en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. En ciudades de
Amberes (Bélgica), Jerusalén (Medio Oriente) y Los Angeles,
Washington, Filadelfia y Aspen (Estados Unidos), también puede
apreciarse la obra del artista.

A lo largó de su carrera profesional recibió los premios “Elías
Souraski”, en 1980, y “UNAM”, en 1986, mientras que el gobierno de
Francia lo condecoró con la Or

You must be logged in to post a comment Login