Tzipi Livni, la dama de hierro de la política israelí

JERUSALÉN (AFP) – Tzipi Livni, favorita para suceder al primer ministro israelí Ehud Olmert a la cabeza del partido Kadima, es considerada en Israel como una mujer íntegra y moderada, aunque no genera unanimidad en las filas de su partido.

Nacida el 8 de julio de 1958, madre de dos hijos, la ministra de Relaciones Exteriores trabajó para el Mossad, el servicio de inteligencia exterior israelí (1980-84), y ha tenido una carrera política meteórica desde que entró a la Knesset (parlamento unicameral) en 1999.

Cultivando su imagen de mujer íntegra, en un país donde en los últimos años se han multiplicado los casos de corrupción que implican a políticos, ella ha asegurado querer restaurar la “confianza” de los israelíes.

“Quiero ser primera ministra, y actúo en consecuencia, para hacer correcciones y cambios (…) porque la opinión (pública) ya no confía en los políticos, y hay que restaurar esta confianza”, declaró.

“La opinión pública debe saber que, para su dirección política, ante todo cuenta el bienestar y los intereses del país y que debe aplicarse la ley”, añadió.

A diferencia de Ehud Olmert, Tzipi Livni nunca ha tenido problemas con la justicia, y los últimos sondeos la dan como favorita para las elecciones primarias del Kadima, seguida del ministro de Transportes, Shaul Mofaz.

Pero esta abogada de aspecto siempre impecable y catapultada a la cima de su partido por Ariel Sharon, fundador del Kadima, suscita desconfianza en el seno de su formación.

“Temo por el futuro del Estado de Israel si Livni llega al poder. Es incapaz de tomar decisiones. Es influenciable y no tiene confianza en sí misma”, declaró sobre ella Olmert, calificándola de “traidora” y “mentirosa”.

La aversión entre Livni y Olmert salió a la luz en 2007, cuando se declaró a favor de la dimisión del primer ministro tras la publicación de un informe sobre los errores de la guerra de 2006 en Líbano.

Este asunto le costó graves reproches en el seno del Kadima, donde fue acusada de “cobardía” política por no haber dado el ejemplo dimitiendo ella misma del gobierno.

Su amistad con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, despierta también las sospechas de los halcones del Kadima, que la consideran demasiado moderada en cuanto a la cuestión palestina.

Junto a Rice, Livni se ha posicionado frecuentemente a favor de una mejora de las condiciones de vida de los palestinos en la Cisjordania ocupada, de la creación de un Estado Palestino, pero promoviendo la continuación de la lucha antiterrorista y el aislamiento del Hamas (acrónimo en árabe del Movimiento de Resistencia Islámica).

Tzipi Livni nació políticamente en la cuna de la derecha nacionalista donde tuvo que dejar de lado sus ideales para escalar la cumbre del Kadima.

Su padre Eytan Livni y su madre Sarah eran miembros del Irgun, una organización clandestina que luchaba con bombas contra el mandato británico, antes de formar el núcleo duro del Likud, el partido de derecha dirigido actualmente por Benjamin Netanyahu.

Dejó ese partido, juzgando que su posición era demasiado “ultranacionalista”, para seguir a Ariel Sharon cuando este fundó el Kadima en noviembre de 2005 y preconizó la restitución de una parte de los territorios palestinos conquistados en junio de 1967.

Ella dirige hoy el equipo israelí en las negociaciones con los palestinos, lanzadas el pasado mes de noviembre en una conferencia en Annapolis, Estados Unidos, por el presidente George W. Bush. Un proceso que hasta ahora no ha logrado progresos.

You must be logged in to post a comment Login