Deben analizar Bicentenarios realidades comunes en el área: Monsiváis

San Lorenzo de El Escorial, 4 Ago (Notimex).- El escritor
mexicano Carlos Monsiváis consideró hoy aquí que los festejos por los
Bicentenarios de Independencia en América Latina deben analizar
realidades comunes del área o con fuerte raíz en algunos países.

Monsiváis abrió aquí este lunes el Curso de Verano “Pensar y
escribir América Latina” que organiza la Universidad Complutense de
Madrid (UCM) en esta localidad, al noroeste de la capital española, y
que analizará los cambios culturales, sociales y políticos en
Latinoamérica.

Al dar lectura a su ponencia titulada “Las ilusiones perdidas
hacia el Tricentenario”, Monsiváis enumeró algunos de los problemas
que persisten en países latinoamericanos casi 200 años después de
lograr sus independencias.

Recordó que muchos de los comités organizadores de los festejos
orientan la celebración de la fecha al tema de la formación del
Estado Nación, las leyes, la historia, la vida internacional y la
economía.

Explicó que en este proceso la identidad nacional produce
realidades que repercuten en el comportamiento, además de que hasta
ciertos amplios sectores de las sociedades se dejaron influenciar por
las leyendas de héroes y dictadores.

“La identidad nacional es la creación a la que otorgan
credibilidad de psicología social con la ayuda del poder”, lo que
llevó en estos 200 años “al aturdimiento ante el autoritarismo”.

“La ausencia de democracia hizo creíble y necesario lo anormal y
se asimiló como un sometimiento ante regímenes fuertes o
dictatoriales” y en ello “la identificación de un caudillo imprimió
índole de pertenencia a la nación”.

Monsiváis consideró que los comités responsables de los festejos
de los Bicentenarios en poco tienen en cuenta el papel de las
“minorías mayoritarias” que también han estado presentes en los
procesos del Estado Nación.

Entre ellos mencionó a los indígenas, las mujeres y hasta más
recientemente los gays y lesbianas, ya que “la idea monopolica de
nación ha evitado el reconocimiento de la diversidad”, y en una etapa
más reciente en que priva la indiferencia “los héroes y los
caudillos” ocupan el imaginario colectivo.

Expuso que una de las cuestiones a recuperar dentro de la
historia de 200 años es el motivo de las revoluciones, y que en ello
la literatura aporta conocimiento de todos los problemas y causas que
ha vivido Latinoamérica.

“Han sido dos siglos de aplastamientos de las disidencias, de
cárcel a rebeldes, ilegalidad a los comunistas, de eliminación de
libros y de acceso a los medios”, dijo entre muchas cuestiones que
han sido problemas comunes en la región.

Asimismo, “el ocultamiento y la difamación de etnocidios y de
que predomine la visión de los vencidos (.) en América Latina, por
lo que se hace necesaria la memoria histórica y en esto sí hay una
unidad en la región”.

“La desigualdad social señala divisiones sociales más allá de
las luchas por el poder y de las burocracias, y dos siglos de
combates entre ricos y pobres, conservadores y liberales”, indicó.

Mencionó además los “dos siglos de comportamiento de dominación
de la Iglesia católica, sus alianzas con políticas y financieros, en
el que prevalecieron sus leyes y lucharon por hacerlas prevalecer”.

“La iglesia distribuía el sitio, luchaba por el poder y
extremaba la intolerancia y son dos siglos que representa un examen
de la distinción entre realidad y simbolismo”, afirmó.

“Analizar las historias de los nacionalismos es ineludible en
cada país y en su conjunto. ¿Es el nacionalismo la superioridad o
sólo la auto alabanza en un catálogo de méritos aún desconocidos?”,
se cuestionó el escritor.

Asimismo, dijo que se debe considerar la presencia de Estados
Unidos de cara a América Latina, desde sus invasiones y acciones
militarizadas hasta los procesos de “americanización” mediante la
cultura y la modernidad.

“La americanización se impone porque se ha declarado como una
guía de lo contemporáneo con lo que

You must be logged in to post a comment Login