Niegan clemencia para Medellín a horas de ser ejecutado

Dallas.- La Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas negó el lunes por unanimidad otorgar clemencia al mexicano José Ernesto Medellín Rojas, un día antes que se venza el plazo fijado para su ejecución.

Los siete integrantes del organismo votaron en contra de posponer por 180 días la ejecución de Medellín -acusado de haber participado en la violación y homicidio de dos jevencitas en Houston en 1993- y rechazaron conmutar su sentencia por la de cadena perpetua.

El voto en contra de la junta disminuye la posibilidad de salvar la vida del mexicano, aunque el gobernador de Texas, Rick Perry, aún tiene la autoridad de frenar la ejecución por 30 días en un acto de clemencia ejecutiva.

La defensa de Medellín interpuso este lunes una apelación ante la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito y mantiene otra ante la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos en un último intento de frenar la ejecución programada para las 18:00 horas de este martes.

Familiares se despiden de Medellín a un día de su ejecución

Dallas.- La familia del mexicano José Ernesto Medellín se despidió el lunes del reo condenado a muerte en una visita de varias horas efectuada en vísperas de su eventual ejecución programada para las 18:00 horas de este martes.

La vocera del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ), Michelle Lyons, indicó que la visita efectuada en la Unidad Carcelaria Polunsky en Livingston, podría ser la última, si por seguridad se decide trasladar al reo este mismo lunes a Huntsville, el lugar donde será ejecutado.

“Por lo general el traslado (de 65 kilómetros) se efectúa el mismo día de la ejecución, pero eso depende de las razones de seguridad”, explicó. De pernoctar en Polunsky, Medellín podría tener oportunidad de volver a ver a su familia la mañana del martes.

Lyons precisó que Medellín fue visitado este lunes en la cárcel por al menos sus padres, Venancio Medellín y María Rojas, y por su abuela paterna Eleuteria Armendáriz Perales.

En la lista de visitantes se incluía también a la abuela materna del mexicano, pero no se confirmó si la mujer residente de Matehuala, en el estado mexicano de San Luis Potosí pudo trasladarse a Texas.

Lyons no dio a conocer a los demás participantes en la reunión, pero se presume que en ella esta estuvieron también los hermanos de Medellín, José Martín y Deanida.

Un tercer hermano, Venancio “Yuni” Medellín, se encuentra preso en otra cárcel del sureste de Texas, sentenciado a 40 años por el mismo doble homicidio del que fue acusado José Ernesto, por lo que no podrá verlo.

“En estos casos, lo que se hace es arreglar una conversación telefónica entre ambos”, explicó Lyons. “Por razones de seguridad no se realizan visitas entre reos”, precisó.

Si no se pospone la ejecución, por la intervención en último momento de alguna corte o del gobernador de Texas, Rick Perry, Medellín será ejecutado a las 18:00 horas del martes en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville.

Medellín dispuso que ningún miembro de su familia atestigue su ejecución.

El mexicano, de 33 años de edad, originario de Nuevo Laredo en el estado mexicano de Tamaulipas, pidió que su muerte por inyección letal fuera atestiguada por su amiga Sandra Crisp y sus abogados Sandra Babcock, Donald Donovan y Cathrine Amirfar.

Lyons informó que habrá otros seis testigos más en la ejecución, familiares y amigos de las dos adolescentes que fueron victimadas por Medellín y sus demás cómplices.

Medellín fue sentenciado a la pena máxima por participar junto con otros cinco, en la violación y asesinato de Elizabeth Peña y Jennifer Ertman, de 16 y 14 años, el 24 de junio de 1993 en Houston.

Las jóvenes fueron atacadas por el grupo de pandilleros cuando estas decidieron tomar un atajo a lo largo de unas vías del tren, donde Medellín y sus acompañantes estaban bebiendo cerveza para celebrar la iniciación de un nuevo miembro de su banda.

Pide ex embajador Davidow suspende

You must be logged in to post a comment Login