Papa pide conjugar defensa del ambiente con el mensaje de la redención

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI pidió el miércoles un esfuerzo “suplementario” de la Iglesia para conjugar la “defensa de la creación” con el “mensaje de redención y salvación”, y recordó al extinto Juan Pablo II.

En un encuentro con 450 sacerdotes de la diócesis de Bolzano en la catedral de Bressanone, donde está de vacaciones, el Papa también dijo que el “primado” del sucesor de Pedro no es una monarquía absoluta, sino “un servicio para la Iglesia y para los otros”.

El pontífice reconoció que ha habido tiempos en los que la Iglesia “quizá dejó un poco en la sombra el discurso sobre el medio ambiente”, según el contenido de la cita a puerta cerrada referido a los periodistas por el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Benedicto XVI rechazó la acusación de que el cristianismo carece de sensibilidad ecológica y, más bien, dijo que es el materialismo moderno el que pone bajo riesgo al Planeta.

“Existe una complementariedad entre la enseñanza sobre la creación y aquella sobre la redención”, señaló.

Aseguró que la Iglesia siempre se ha sentido responsable hacia el medio ambiente y se refirió a los ejemplos de San Pablo o a San Francisco de Asís.

Consideró “completamente infundadas” las teorías según las cuales habría sido la cultura judío-cristiana, con su acento sobre la centralidad del hombre, la que dio pie a la explotación del medio ambiente.

Según Benedicto XVI, es el materialismo el que pone en peligro al Planeta pues “si se niega a Dios se entra en un mundo que se reduce a la materia; viene a faltar el fundamento para construir una responsabilidad del hombre ante Dios, la creación y su uso”.

El Papa, al respecto, hizo un llamado a favor de un estilo de vida más sobrio, humilde y respetuoso de la creación, al tiempo que dedicó recuerdo a Juan Pablo II, a quien calificó como “gigante de la fe” que “abrió nuevas vías a la fe”.

Consideró que el pontificado de Jun Pablo II puede ser dividido en dos partes: la primera en la que se mostró como “gigante de la fe” y la segunda en la que dio su “testimonio humilde al portar la cruz, experimentando la incapacidad del uso de la palabra”.

Cuestionado sobre el celibato sacerdotal, el carisma de las mujeres y la falta de vocaciones, Benedicto XVI solamente exhortó al clero a “ser una verdadera comunidad, que se ayuda y se sostiene recíprocamente”.

También autorizó a los sacerdotes a ser “magnánimos” al administrar los sacramentos de la comunión y de la confirmación, incluso cuando solamente se observan “fulgores de fe”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login