Residentes al sur del país sufren de más cálculos renales

DALLAS, TX. (ConCiencia) – Con los efectos del calentamiento global, más personas podrían sufrir de cálculos renales o piedras en el riñón según lo aseguran algunos investigadores.

Con las temperaturas en aumento y el calor excesivo en ciertas áreas del país, muchas personas no están consumiendo suficiente líquido. Entre las razones principales se encuentran la falta de costumbre y desconocer la necesidad del cuerpo de consumir más líquidos cuando las temperaturas se elevan.

La falta de consumo de líquidos podría hacer que estas personas padezcan de problemas renales. Este riesgo aumentaría en zonas calientes, ya que el cuerpo absorbe más líquidos y éstos se evaporan con mayor facilidad a través de la transpiración, o las actividades físicas.

Los investigadores de UT Southwestern predicen que para el 2050 las altas temperaturas causarán entre unos 1.6 y 2.2 millones de casos de cálculo renal adicionales, lo cual representaría un aumento del 30 por ciento en los casos de cálculos renales del sur del país.

“Hemos encontrado asociación entre cálculos renales y altas temperaturas”, dijo Margaret Pearle, profesora de urología y líder del estudio que aparece en la edición de julio del Proceeding of the National Academy of Sciences. “Es decir, en lugares con climas muy calientes hay más problemas de este tipo”.

El cálculo renal es un pedazo de material sólido que se forma en el riñón debido a sustancias presentes en la orina, medio ambiente o problemas del metabolismo. Estas piedras cristalinas también pueden aparecer en cualquier parte del sistema urinario –desde el riñón hasta la vejiga– produciendo fuertes dolores.

Los riñones son los órganos encargados de filtrar la sangre y descartar los productos de desecho y exceso de agua en forma de orina. Si una persona no toma suficiente líquido, aumenta el riesgo de que se originen las minúsculas piedras.

Quienes viven en los estados del sur podrían comenzar a ver este problema con mayor intensidad, ya que la deshidratación está directamente conectada con los cálculos renales.

“Cuando una persona se cambia de una ciudad donde la temperatura es templada a una muy caliente, es claro el incremento del riesgo de tener piedras”, dijo Pearle.

Los investigadores analizaron varios estudios que mostraban el incremento de este problema en diferentes estados del país y llegaron a la conclusión de que quienes más padecen este mal son los residentes de los estados de Alabama, Arkansas, Florida, Georgia, Louisiana, Mississippi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee. Se estima que debido a los efectos del calentamiento global, cada vez más estados de integrarán a la lista.

“A nivel nacional, el costo de estos tratamientos para aquellos que tienen o tendrán el problema podría llegar a más de 1,000 millones de dólares”, dijo Yair Lotan, uróloga participante del estudio.

Típicamente una persona debe de orinar por lo menos dos litros de agua al día, pero el consumo de agua depende a su vez de las actividades físicas que realize la persona. Mientras más activo sea el estilo de vida, mayor deberá ser el consumo de líquidos para poder eliminar la cantidad diaria de orina adecuada.

“Hay quienes trabajan en la construcción o fuera, ellos necesitan tomar mucho líquido”, dijo Pearl. “Pero por ejemplo quienes están en las oficinas menos”.

You must be logged in to post a comment Login