CIDH “condena” ejecución de mexicano y “deplora” actitud de Justicia de EEUU

WASHINGTON (AFP) – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA “condenó” el miércoles la ejecución del mexicano José Medellín en una cárcel de Texas y “deploró” que la Justicia estadounidense desconociera sus pedidos para que el condenado permaneciera con vida.

La entidad argumenta que al ejecutar la noche del martes a Medellín a pesar de varios pedidos en contrario, la Justicia norteamericana actuó “en desacato a las medidas cautelares otorgadas (…) por la CIDH el 6 de diciembre de 2006” al ciudadano mexicano, así como en desconocimiento de recomendaciones formuladas por el organismo el 24 de julio pasado.

En julio, la CIDH determinó que “el Estado (norteamericana) violó los Artículos I, XVIII y XXVI de la Declaración Americana de Derechos Humanos contra el señor Medellín, con respecto al juicio penal que derivó en la imposición de la pena de muerte”, subrayó en un comunicado el organismo que funciona en el marco de la OEA.

En ese pronunciamiento, la CIDH dijo que Estados Unidos irrespetó la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares al no informar a Medellín sobre su derecho a asistencia consular durante su proceso judicial.

Eso “derivó en que el proceso penal en su contra no cumpliera con los estándares mínimos del debido proceso y de juicio justo” establecidos por la Declaración Americana de Derechos Humanos, señaló la entidad.

La CIDH había exhortado a suspender la sentencia y realizar un nuevo juicio al mexicano de 33 años, quien había sido condenado a muerte en 1994 por la violación y asesinato de dos adolescentes de 14 y 16 años, a las que según la Justicia él y otros cinco miembros de su pandilla violaron, golpearon y asesinaron ahorcándolas con un cinturón.

“La Comisión deplora el desconocimiento por parte de Estados Unidos de las solicitudes de la Comisión de que se respetara la vida del señor Medellín, así como de otras personas condenadas a muerte en similares circunstancias”, indica la nota, que “exige” al país del norte “el respeto pleno y adecuado de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya había ordenado en julio a Washington la suspensión de la ejecución de Medellín, y las de otros cuatro ciudadanos mexicanos, dado que no fueron informados en el momento oportuno de su derecho a asistencia consular como lo prevé la Convención de Viena.

El mexicano fue ejecutado por inyección letal, poco después de que la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazara la última apelación.

José Ernesto Medellín fue declarado muerto a las 02H57 GMT del miércoles.

You must be logged in to post a comment Login