Centroamérica es la región más afectada por VIH-Sida

Por Isaí Angeles.

Panamá.- La epidemia del VIH-Sida se encuentra concentrada en grupos de riesgo en la mayoría de los países de Latinoamérica, pero en Centroamérica y el Caribe las cifras son de alarma por su elevada prevalencia.

La nación más afectada en el Caribe es Haití con prevalencia de 3.8 por ciento respecto al total de su población, y en Centroamérica es Belice, con índice de 2.5, reveló a Notimex el experto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Diego Póstigo.

“En algunos países de Centroamérica e islas del Caribe hay una epidemia generalizada, está afectando a toda la población y eso sucede cuando la prevalencia del VIH sube por encima del 1.0 por ciento”, explicó el especialista de la oficina de la OPS en Panamá.

En América Latina la mayoría de los países tiene una concentración de casos en grupos vulnerables (homosexuales y sexoservidoras), con prevalencias muy altas, hasta 10 veces más que la población en general.

Cifras de organismos internacionales calculan que en América Latina y el Caribe existen alrededor de un millón 800 mil enfermos con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).

Dos tercios de esa cantidad viven en Brasil, aunque ese país registra una prevalencia de 0.5 por ciento respecto al número total de su población, menor a Centroamérica y el Caribe, de 1.0 por ciento.

Estudios sobre la enfermedad indican que Centroamérica y el Caribe es -en términos de prevalencia- la segunda región más afectada por el VIH-Sida después de Africa subsahariana, con 230 mil contagiados.

Con excepción de naciones centroamericanas y caribeñas, “el resto de los países está en fases previas donde todavía se puede contener el avance de la enfermedad con trabajos de prevención”, refirió Póstigo.

El experto explicó que esos países llegaron a registrar altas incidencias de VIH-Sida por “básicamente un conocimiento tardío de la situación”.

Aunque dijo que “son excelentes” los esfuerzos de varios países de América Latina de proveer a sus enfermos de medicamentos especiales con el fin de evitar muertes, subrayó que “esas medidas no han contribuido a frenar las nuevas infecciones”.

“Hay que hacer mayores campañas de prevención dirigidas a los grupos más afectados para que esas nuevas infecciones se eviten”, sobre todo porque los indicadores señalan que la población más afectada se ubica entre los 15 y 24 años, cuando antes el promedio era entre 30 y 35.

El VIH-Sida es considerado en muchos países de la región como un problema de Estado, con considerables avances en los tratamientos antirretrovirales -en algunos casos gratis-, “pero se necesita mejorar la prevención para impedir nuevas infecciones”, insistió.

“Debemos llegar a las poblaciones más marginadas, como los indígenas en las zonas rurales, y en sectores urbanos, a quienes tienen relaciones homosexuales y a las trabajadoras sexuales”, explicó Póstigo.

Recordó que el VIH-Sida fue descubierto en la década de 1980, pero aún existe un alto grado de estigma y discriminación hacia los grupos más afectados, sobre todo contra los homosexuales “y eso está impidiendo aspectos más notables en la respuesta al VIH””.

En este punto, Póstigo destacó la decisión del gobierno de México de convocar, en el marco de la Conferencia Internacional del VIH-Sida, a una marcha contra la homofobia.

“Esto nos habla de un compromiso fuerte en este sentido, es algo que el resto de los gobiernos puede imitar”, apuntó el especialista de la OPS.

La ciudad de México es sede de la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida, que del 3 al 8 de agosto reune a 25 mil delegados del mundo, entre ellos los ministros de Salud Pública y de Educación de los países latinoamericanos y caribeños.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login