Despiden con misa y mariachi a mexicano ejecutado en Texas

Houston.- El mexicano José Ernesto Medellín Rojas, ejecutado este martes pese a recomendaciones en contra de la justicia internacional, fue despedido el jueves con música de mariachi y una misa de cuerpo presente a la que asistieron decenas de familiares y amigos.

El cadáver de Medellín llego a las 12:00 horas (17:00 GMT) a la iglesia católica de Saint Charles Borromeo, al norte del centro de esta ciudad y durante una hora permaneció acompañado solo por la música de duelo de un mariachi.

Ya en el servicio religioso, que inició a las 13:00 horas (18:00 GMT) con unas 250 personas, el sacerdote Miguel Solórzano, dijo que “la justicia humana no es una justicia perfecta; la única justicia perfecta es la divina”.

El sacerdote, en declaraciones a Notimex, precisó que sus palabras buscaron referirse a que Medellín fue ejecutado en violación a una orden de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, para suspender la aplicación de la sentencia.

Medellín Rojas fue juzgado y encontrado culpable de participar en la violación y homicidio de dos adolescentes en 1993.

El sacerdote añadió que también trató de “llevar consuelo y paz espiritual” a la familia de Medellín y a las de sus víctimas, Elizabeth Peña y Jennifer Ertman, de 16 y 14 años de edad cuando fueron asesinadas.

A los familiares del ejecutado, incluyendo sus padres y abuelas, les pidió que tuvieran tranquilidad y paz al saber que “él se arrepintió de sus crímenes y pidió perdón”.

El templo de Saint Charles Borromeo fue escogido para este servicio por ser al que acude la familia de Medellín que reside en Houston, y había sido reservado desde el lunes pasado, un día antes de la ejecución.

Tras la misa, el cadáver fue trasladado de nuevo a la Casa Funeraria Compean donde esta tarde será cremado, para entregar después las cenizas a sus padres.

El cuerpo estuvo expuesto la víspera en la funeraria a lo largo de ocho horas, lapso en el cual, en algunos momentos, se toco música norteña.

Medellín, de 33 años de edad y originario de la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue ejecutado la noche del martes mediante inyección letal en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, al noroeste de Houston.

Texas desafío así la orden de la Corte Internacional de Justicia de la Haya para que no lo hiciera, una petición en el mismo sentido del gobierno federal estadunidense así como varias solicitudes de organismos multinacionales de derechos humanos.

Se trató del séptimo mexicano ejecutado en Estados Unidos desde 1976, cuando se reactivo la pena capital en este país.

El gobierno de México envió la noche del martes una nota diplomática de protesta a Estados Unidos por la ejecución, donde señaló que la aplicación de la sentencia se dio en violación al derecho internacional.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login