Iglesia Católica propugna fidelidad y abstinencia contra el SIDA

Por Arely Muñoz.

San Salvador.- La fidelidad y la abstinencia sexual, y no el uso del condón, constituyen la clave para impedir el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), aconseja la Iglesia católica en El Salvador.

“La fidelidad (entre parejas) es una de las grandes sorpresas de los últimos años porque el enfoque inicial era todo a base de preservativos y mostró sus grandes debilidades” en el mundo, dijo el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez.

En entrevista con Notimex, Rosa Chávez recordó que hace años los expertos en el tema no apoyaban una estrategia familiar ni de apego a los valores para prevenir la mortal enfermedad.

Pero la sorpresa es que “se ha visto la eficacia de una visión más humana” contra la enfermedad, bautizada originalmente como el mal del siglo XX.

Ahora “se extienden los valores como la abstinencia y la fidelidad, lo que antes se veía como una cosa moralista de parte de la Iglesia”, apuntó el religioso.

Según Rosa Chávez, esos valores que propugna la Iglesia católica se han convertido en una estrategia “muy eficaz” para el mundo y ha dejado de pensarse que eso era “represión, moralismo”.

Los entendidos en la materia y la gente en general aceptan que la fidelidad y la abstinencia constituyen las claves para evitar que el Sida se extienda, dijo.

El obispo encuentra “lógico” que haya personas incapaces de aceptar ese método.

De acuerdo con el religioso, en este tema de la pandemia del VIH-Sida se ha avanzado mucho en la discusión y los que estaban de acuerdo con el método del preservativo, ahora “reconocen sus debilidades”.

Rosa Chávez, ex vicepresidente de la organización humanitaria Caritas para América Latina, indicó que hay un trabajo intenso de la Iglesia a favor de los enfermos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en el mundo.

“Quien más atiende casos de Sida es la Iglesia Católica en el mundo entero y sorprenden las estadísticas porque uno se imagina otra cosa”, pero esa es la realidad, aseveró.

Recordó que la madre Teresa de Calcuta fue quien por primera vez en la historia abrió un hogar para atender a las personas afectadas de Sida, un tema tan estigmatizado que a los enfermos de SIDA se les consideró “los leprosos del tiempo moderno”.

El obispo relató que en 1987 cuando Teresa de Calcuta visitó El Salvador, la beata comentó los motivos para abrir el primer centro de atención. “Quería que los enfermos de Sida fallecieran con “dignidad y sintiéndose amados”, recordó el prelado.

“Me contó la historia de un enfermo en Nueva York, Estados Unidos, que estaba agonizando y no lograba morirse y las hermanas (religiosas) se le acercaron y detectaron que estaba peleado con su papá”, contó.

Las monjas buscaron y llevaron al padre del paciente, ambos se reconciliaron y pudo morir en paz, subrayó el religioso al apuntar que esa es la parte humana de la enfermedad.

“Ahora la enfermedad ya no es privativa de quien anda en conductas incorrectas, cualquiera se puede contagiar”, anotó el obispo.

A nivel centroamericano, Honduras tiene el mayor número de casos de Sida y “es interesante ver esa dimensión también, quienes son los que traen esa enfermedad”, expresó el pastor.

A criterio de Rosa Chávez, la Iglesia trabaja de manera intensa en este tema y en el caso de El Salvador se previene en cada cantón (municipio), comunidad o ciudad por medio de los programas que impulsa Caritas a nivel mundial.

El obispo calificó como “dramática” la situación del Sida en Africa, en especial en Mozambique y Ruanda, a los que visitó y donde las muertes por este mal ocurren cada día.

“De modo que visto así, puedo decir que tenemos muchas posibilidades de avanzar (en El Salvador), pero eso supone dar importancia a la prevención, una respuesta que sea integral”, aseveró.

Para el religioso, esta estrategia requiere de políticas del gobierno, y aunque se hacen esfuerzos, se debe avanzar mucho más en trabajar para hacer conciencia entre la población.

El Salv

You must be logged in to post a comment Login