Preocupa a Derechos Humanos de ONU ejecución de mexicano en EU

Por Gabriela Sotomayor.

Ginebra.- La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OACNUDH) manifestó el viernes su preocupación por la decisión del gobierno de Texas de ejecutar al mexicano José Ernesto Medellín, contraviniendo a la justicia internacional.

“A pesar de haber sido declarado culpable, Medellín, en el momento de detenerlo, no fue informado de su derecho a la asistencia consular”, según la Convención de Viena de Relaciones Consulares de 1963, declaró a Notimex el vocero de la OACDH, Rupert Colville.

Hizo hincapié en el hecho de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, Holanda, ordenó en marzo de 2004 a Estados Unidos revisar los casos de 51 mexicanos condenados a muerte, entre ellos el de Medellín, quien fue ejecutado el pasado 5 de agosto.

México volvió ante la CIJ, y el pasado 16 de julio logró un nuevo exhortó de la corte internacional para que Estados Unidos hiciera lo posible por frenar la ejecución de Medellín y de otros cuatro mexicanos, hasta que no se revisarán sus casos.

Colville dijo en forma enérgica que Estados Unidos tiene una obligación legal de ajustarse a las decisiones de la CIJ, la cual no se puede dejar de lado por arreglos constitucionales de tipo doméstico.

La OACNUDH, señaló, quiere hacer notar que las órdenes de la CIJ son válidas para los otros 50 mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos, que junto con el caso de Medellín, forman parte de la demanda que México interpuso, conocido como caso Avena.

En su fallo, la Corte Internacional dictaminó que Estados Unidos violó el artículo 36 de la Convención de Viena de 1963 al no ofrecer a los mexicanos la posibilidad de acogerse a su derecho a asistencia diplomática “sin retraso” tras su detención.

La decisión de la CIJ obligó al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a solicitar a Texas y los gobiernos de otras entidades que celebraran audiencias para revisar cada uno de los casos cubiertos por el fallo.

Texas se opuso a dicha revisión al argumentar que la petición de Bush excedía los límites constitucionales de la autoridad federal.

El vocero del OACNUDH expresó que para aplicar la pena de muerte es esencial que se tomen en cuenta con escrupulosa atención todos los derechos establecidos en la ley internacional y uno de esos derechos es que los extranjeros deben tener acceso a servicios consulares.

Esto es crucial, expresó Colbert, para la protección de todos los individuos que viajan a otros países, por lo tanto es imperativo que todos los países tomen todas las acciones posibles para asegurar este derecho, sobre todo para la protección de sus compatriotas.

Medellín, de 33 años de edad, originario de Nuevo Laredo, en el estado mexicano de Tamaulipas, fue condenado a la pena capital acusado de violar y asesinar a las jóvenes Elizabeth Peña, de 16 años, y Jennifer Ertman, de 14, en Houston en 1993.

El mexicano fue ejecutado mediante inyección letal el pasado 5 de agosto en un cárcel de Texas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login