Se extiende Sida en Perú tras desbordar a sectores vulnerables

Por José Luis Castillejos.

Lima.- El Sida, una enfermedad potencialmente mortal que se asocia a los sectores llamados vulnerables, comenzó a propagarse entre la población en general, lo que ha encendido los focos rojos en este país sudamericano, alertaron expertos.

La coordinadora de las Actividades de Comunicación del Consorcio Miradas y Voces, Sandra Cárdenas, dijo en entrevista con Notimex que el contagio con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del Sida, “se está ampliando hacia la población general”.

De acuerdo a estimaciones del Ministerio de Salud, hasta marzo pasado había en este país 21 mil 432 casos de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) y 31 mil 437 de contagio con VIH, de los cuales 995 corresponden a menores de 19 años.

Cárdenas, cuya Organización No Gubernamental (ONG) trabaja para frenar el avance de esta enfermedad en Perú, explicó que el Sida es un mal que genera un deterioro serio del sistema inmunológico y constituye la etapa avanzada de la infección del VIH.

“Si bien es cierto que en Perú la epidemia está todavía concentrada en población vulnerable, esto ya empezó a salir y es el caso de las mujeres que viven con VIH y esto trae una secuela más que son los niños que están naciendo con VIH”, indicó.

Explicó que en Perú el tratamiento antirretroviral es suministrado en forma gratuita por el Ministerio de Salud, como parte de la llamada Ley Contra el Sida, que protege los derechos de los enfermos con VIH y obliga a la prueba de descarte para toda mujer gestante.

La cartera de Salud, además, desarrolló un Plan Nacional de Lucha contra el VIH, el Sida y las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), en tanto las pruebas para diagnosticar estos males son voluntarias y se realizan previa consejería.

Cárdenas dijo que si una mujer en gestación es detectada con VIH, ingresa de forma inmediata al tratamiento antirretroviral para disminuir el riesgo de que su hijo se contagie vía intrauterina.

“El tema del VIH en el Perú y creo que en muchas otras zonas de Latinoamérica es algo que se concibe como algo al azar, como una ruleta rusa, como le puede pasar a todos, o no le puede pasar a ninguno”, advirtió.

A juicio de la activista, “existe la creencia de que el problema le puede pasar a todos los que son diferentes que yo, pero yo no estoy en riesgo y no me cuido”.

De cada 100 personas que viven con VIH, 97 lo contrajeron por tener relaciones sexuales sin protección, un 2.0 por ciento por transmisión de madre-niño y sólo un 1.0 por ciento de sangre contaminada, detalló.

Según la experta, hace falta más análisis y reflexión del tema a modo individual, pues “el VIH no está en la frente de nadie, no por caras bonitas o cuerpos lindos, es simplemente que no sabemos el pasado sexual de una persona”.

Refirió que cuando una persona mantiene actividad sexual con alguien “estás teniendo relaciones con todo su pasado y mientras no seamos conscientes de eso creo que debemos trabajar hacia el cambio de comportamiento de las personas”.

Sostuvo que en Perú hay mucho desconocimiento y prejuicio respecto al Sida y “se cree que el VIH sólo le da a los homosexuales y a las trabajadoras sexuales y la gente cree que como no forma parte de esos dos grupos nunca les va a dar”.

“Eso es falso!”, aseveró Cárdenas y refrendó su afirmación con cifras en la mano, ya que de cada 10 mujeres portadoras de VIH en Perú, nueve contrajeron el virus en sus hogares.

“Mujeres monógamas, con una sola pareja, adquirieron el VIH a través de sus esposos, convivientes o enamorados. Esto es una realidad que no podemos soslayar, pese a que intentemos echar la mirada hacia otra parte”, subrayó.

La activista del Consorcio Miradas y Voces consideró por ello necesario trabajar para detener esta cadena de transmisión y tratar a las personas que ya tienen el virus para que conozcan y accedan al tratamiento retroviral y tengan una mejor calidad de vida.

En Perú, el tratamiento que costaba hasta hace una década unos mil

You must be logged in to post a comment Login