Colocan piedras en Alemania en recuerdo de víctimas de Holocausto

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 11 Ago (Notimex).- El artista alemán Gunter Demnig puso
en practica un proyecto artístico-histórico con la colocación en 345
lugares de Alemania de más de 15 mil piedras con placas de la época
nazi para que los ciudadanos “tropiecen” literalmente con la
Historia.

Demnig colocó entre las piedras de pavimento típicas de la época
placas de latón en color dorado, en aquellos lugares donde los
nacionalsocialistas expulsaron a ciudadanos judíos de sus viviendas y
los obligaron a introducirse en camiones para llevarlos a campos de
exterminio.

De esta forma, los transeúntes se tropiezan literalmente con el
destino de las víctimas del Holocausto.

“Aquí vivió (.)” puede leerse en cada una de esas piedras bajo
la que se encuentra un nombre y un año que corresponde a la fecha de
deportación, así como el lugar y momento del asesinato de ese judío.

El proyecto “Stolperstein”, palabra en alemán que literalmente
traducida significa algo a sí como “piedra de tropiezo”, tiene el
mismo nombre que una película documental que se proyectará en el
festival de Locarno sobre la iniciativa de Demnig.

“El nombre debe regresar al lugar donde cada persona tuvo su
casa”, explicó Demnig sobre su proyecto, que desató en otros países
europeos demandas por la colocación de esas piedras, según contó la
coordinadora del proyecto, Uta Franke, a la prensa alemana.

Ya se han colocado las primeras piedras en 12 lugares de
Austria, entre ellos en Braunau am Inn, la ciudad donde nació el
dictador Adolfo Hitler.

En Hungría y en Holanda las pequeñas piedras también recuerdan
el gran sufrimiento de las víctimas del régimen alemán. En octubre
entrante se colocarán piedras también en Kolin, en la República
Checa, y en Vroclav, en Polonia, explicó Franke.

Para el próximo año está previsto que Demnig lleve también su
proyecto de piedras artesanales a Bélgica, mientras están en curso
demandas de Francia e Italia.

Con frecuencia los descendientes de los asesinados están detrás
de las piedras financiadas exclusivamente por donantes privados. La
fabricación y colocación cuesta 95 euros.

Este proyecto no encontró, sin embargo, el mismo apoyo en todas
las ciudades alemanas, pues no es considerado por todos una forma
adecuada de recordar a las víctimas del Holocausto.

En Berlín ya se inauguraron casi dos mil piedras (en noviembre
se colocará la número dos mil) y en Hamburgo unas dos mil 380, pero
en Munich no se colocó ninguna debido a la falta de autorización de
las autoridades. Sin embargo, se prevé colocar pronto la primera en
una zona privada.

Stephan Kramer, secretario general del Consejo Central Judío en
Alemania, considera importante que las personas se paren y
reflexionen ante cada piedra que se encuentren.

Sin embargo, algunos se oponen al proyecto. La presidenta del
Consejo Central Judío en Alemania, Charlotte Knobloch, y el alcalde
de Munich, Christian Ude, consideran que, en el sentido literal de la
palabra, “no se puede pisotear así la dignidad de las víctimas”.

El proyecto provocó también episodios accidentados en el este de
Alemania, donde en algunas regiones es destacado el auge de nuevos
grupos de extrema derecha.

“Tuvimos que llevar protección policial”, señaló Demnig sobre su
gira por los nuevos estados federados, donde 41 de sus piedras
resultaron dañadas.

En Halle, en el estado germanoriental de Sajonia Anhalt,
desaparecieron ocho piedras, pero un concierto benéfico organizado
allí logró reunir fondos para instalar otras 26.

“Un hombre es olvidado sólo cuando se olvida su nombre”,
argumentó Demnig sobre su proyecto.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login