Critican organismos de derechos humanos política rusa contra Georgia

Berlín.- Defensores de derechos humanos rusos criticaron la actuación de su país en Georgia por el conflicto con Osetia del Sur, mientras que el crítico Sergei Kovaliov atribuyó a occidente parte de responsabilidad, publicó el lunes la revista Focus.

Rusia inició una agresión contra Georgia el pasado viernes bajo el pretexto de proteger a sus ciudadanos, algo a lo que responde occidente cerrando los ojos “de forma tonta e irresponsable” y de esta manera incentivándole a seguir, declaró Kovaljov a la revista.

La situación en Osetia del Sur se deterioró el viernes pasado, cuando Georgia lanzó una operación militar en la región después que su cese al fuego unilateral, emitido ese mismo día, fue respondido por fuego de artillería de los separatistas, dejando 10 muertos.

En un comunicado conjunto con otros críticos del régimen ruso, el presidente de la sociedad defensora de los derechos humanos Memorial y de la fundación Sacharov, exigió a la comunidad internacional condenar la actuación de Moscú.

También propuso excluir a Rusia del grupo de los países más industrializados del mundo (G-8), destacó Focus.

Kovaljov, ex director de la Comisión de Derechos Humanos bajo la presidencia de Boris Yeltsin, señaló que Moscú “ha violado todas las reglas de la decencia” al marchar con sus tropas sobre Georgia y bombardear el centro del país.

Tanques rusos ingresaron el pasado viernes a territorio de Georgia, que procura establecer su autoridad en la región de Osetia del Sur, que limita al norte con Osetia del Norte, república integrada en la Federación de Rusia.

Con ello, Moscú se ha convertido en una parte de la guerra y ha perdido el derecho moral a la que fue hasta ahora una misión de paz en las dos zonas separatistas de Georgia, Abjazia y Osetia del Sur.

Kovaliov dijo que si las informaciones que indican que Georgia desencadenó la actual escalada del conflicto con un ataque a la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, el pasado viernes son ciertas, el procedimiento de Tbilisi sería “tonto, brutal e injustificable”.

Entonces quizá la intervención rusa sí que podría haber ayudado realmente a evitar más víctimas entre la población civil, opinó Kovaliov.

Pero independientemente de qué versión sea verdadera, Rusia lleva la responsabilidad central del conflicto porque ha provocado en forma continúa a Georgia.

Además ha llevado a cabo una política agresiva frente a ese país, consideró Kovaliov, conocido en occidente sobre todo por sus críticas de la primera guerra de Chechenia entre 1994 y 1996.

“Cuando la cúpula del Kremlin se declaró hoy un garante de la estabilidad en el Cáucaso, se mostró especialmente cínico, pues en realidad Moscú hizo de todo lo posible en los últimos años para desestabilizar la situación en la región”, considera Kovaljov.

El defensor de los derechos humanos considera que el comportamiento del Kremlin no se adapta al del siglo XXI, sino más bien es propio de los años 30 del siglo pasado. “Me despierta lúgubres recuerdos”.

Kovaliov consideró fuera de lugar las comparaciones del gobierno ruso de este conflicto con la situación en Kosovo y Serbia.

“Allí no había grandes vecinos que hacían todo lo posible para mantener el fuego ardiendo y evitar una solución pacífica”, consideró.

Señaló que sólo con el apoyo de Moscú, que otorgó pasaportes rusos a los ciudadanos de Osetia del Sur y Abjazia y ayuda financiera y en armas, el régimen separatista pudo mostrar resistencia hasta hoy a una solución pacífica.

La viuda del Premio Nobel de la Paz Andrej Sacharov, Jelena Bonner, exigió también a la Organización de Naciones Unidas que invalide el mandato de paz de las tropas rusas en Georgia sin más dilación, publicó este lunes la revista alemana.

Osetia del Sur es una república en territorio georgiano que proclamó su independencia en 1992, con apoyo de Rusia pero sin reconocimiento de Georgia ni de la comunidad internacional.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login