Giro a la izquierda con apoyo nazi

El 20 de abril, afirman las crónicas de las agencias noticiosas, se produjo un “giro a la izquierda en Paraguay”.  Se habló de giro a la izquierda porque el candidato era un presunto “obispo de los pobres” y partidario de la teología de la liberación.

Sin embargo, muchos detalles no eran del todo claros: el apoyo de la USAID a los movimientos que impulsaban la candidatura “marxista”, el respaldo de la prensa vinculada a la National Endowment for Democracy y dirigida por jerarcas de la SIP, a la sazón empresarios enriquecidos con la dictadura anticomunista.

También la abierta ingerencia en su favor durante la campaña de James Cason y la asistencia en infraestructura hotelera a las giras del candidato brindada por la Secta Moon.

Los nazis del obispo de los pobres
Aunque no faltó una protesta donde los rojos se unieron a los Nazis, y Hitler intentó dar a su demagogia un tinte socialista, es bien sabido que los monopolios y trusts capitalistas alemanes fueron los que llevaron al líder nazi al poder.

En el caso de Fernando Lugo, la alianza entre nazis y comunistas fue más solapada, pero para trepar al poder en Paraguay resultó decisiva.

Antiguos operativos del Plan Cóndor, afiliados al Partido Colorado, sumaron su poderío económico y caudal electoral al clérigo “marxista” Fernando Lugo para lograr derrotar al sector oficialista de su partido el 20 de abril.

Para dimensionar el grado de incoherencia del supuesto “giro a la izquierda” en Paraguay, hay que señalar que si alguien giró a la izquierda fue el sector del dictador Stroessner, que en sus buenos tiempos acogió a jerarcas nazis como Martin Bormann.

De igual forma acogió a héroes de la propaganda alemana como Hans Rudel, colaboracionistas franceses devenidos en traficantes de heroína como Auguste Ricord, e incluso al carnicero de Riga, Edward Roschmann.

También fue acogido en Paraguay el líder croata Ante Pavelic, quien ante la derrota de Yugoslavia durante la II Guerra mundial en abril de 1941 a manos del ejército alemán, intentó abrir con apoyo nazi el camino de la independencia de Croacia.

Las falacias al descubierto

La facilidad con que la prensa latinoamericana es manejada por la CIA, la SIP y otras herramientas de control imperialista ha quedado en evidencia con la candidatura del clérigo-presidente, Fernando Lugo.

Todo quedó dicho hoy, cuando el dirigente del partido Comunista Belarmino Balbuena disparó sus primeros dardos contra el obispo Fernando Lugo, al que atribuyó estar reproduciendo las prácticas del partido colorado.

Denunció sobre todo a Miguel López Perito, como un personaje siniestro y Rasputín palaciego que estaría buscando su promoción política, aprovechando su proximidad al clérigo-presidente.

Simultáneamente, la nueva embajadora norteamericana Liliana Ayalde confirmó lo que veníamos denunciando desde hace meses: que Estados Unidos apoya al obispo Fernando Lugo.

Sostuvo que la instrucción de su gobierno “es apoyar al presidente Lugo y todos sus objetivos”. Ayalde es diplomática de carrera y se desempeñaba como directora de misión para Colombia de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Precisamente la oficina que financió gran parte de la campaña del clérigo Fernando Lugo. Para el arranque de la campaña, establecieron como mampara un grupo político denominado Tekojoja, que era financiado por James Cason a través de una ONG denominada Gestión Local.

Estas noticias que habíamos anunciado con meses de anticipación, denunciando que el obispo recibía financiación de la Secta Moon, apoyo de la CIA, la NED, la SIP, la IAF, y que su campaña era orquestada desde la embajada norteamericana de Asunción, han dejado en ridículo a la prensa militante de la izquierda latinoamericana, pero sobre todo, a los periodistas y corresponsales de las agencias noticiosas acreditados en Asunción.

Ahora todos los periodistas extranjeros tienen la oportunidad de corroborar in situ, las grandes menti

You must be logged in to post a comment Login