Monopartículas podrían ser la panacea en restauración del siglo XXI.

* Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia a ello se añaden las microemulsiones.

México, 12 Ago (Notimex).- Actualmente, el Instituto Nacional de
Antropología e Historia (INAH) desarrolla investigaciones en los
principales sitios prehispánicos del país, donde se encuentran
edificios con pintura mural y escultura arquitectónica para encontrar
soluciones a las problemáticas originadas por el uso de polímeros
sintéticos.

También lo lleva a cabo para la mejora de las cualidades de los
consolidantes inorgánicos utilizados desde hace tiempo en la
restauración en México.

Entre los sitios donde se llevan a cabo investigaciones al
respecto se encuentra Mayapán, en el estado de Yucatán, donde se está
probando con microemulsiones (solventes en microgotitas suspendidos
en una sustancia, que se usan en el proceso de remoción de adhesivos)
para la eliminación de polímeros sintéticos.

Así como con nanopartículas (unidades muy pequeñas de la
materia, de tamaño nano; es decir, la milmillonésima parte de una
partícula) de hidróxido de calcio, ya que a diferencia de los métodos
tradicionales de consolidación con el hidróxido de calcio, las
nanopartículas son compuestos tan pequeños que permiten una mayor
penetración del consolidante.

Durante los años 70 y hasta los 80, Europa hizo de los polímeros
sintéticos (adhesivos de partículas de gran tamaño) la panacea de la
restauración de pintura mural y escultura arquitectónica.

En México, la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y
Museografía (ENCRyM), fundada dentro de la corriente de la escuela
europea, utilizó esos materiales, vanguardia en aquella época, para
la conservación de edificios prehispánicos.

Sin embargo, los restauradores mexicanos han comprobado que con
el tiempo estas intervenciones se revierten, y ocasionan problemas
serios en la pintura y escultura.

La restauradora Claudia García, coordinadora de la sección de
restauración del Centro INAH-Yucatán, explicó lo anterior y afirmó
que uno de los proyectos prioritarios para este departamento es el de
la zona arqueológica de Mayapán, donde actualmente se lleva a cabo la
primera temporada de campo para la restauración de pintura mural y
relieves arquitectónicos.

Sigue
Monopartículas podrían ser/dos/arquitectónicos.
.
La finalidad es revertir el deterioro ocasionado por la
consolidación de polímeros sintéticos en combinación con las fuentes
de humedad en los recubrimientos arquitectónicos de Mayapán, y
paralelamente, se desarrolla una investigación conjunta sobre el
tema, con la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio
Cultural (CNCPC) y la Universidad de Florencia.

“Imagínate un Resistol 850 de mayor pureza, ese es un tipo de
polímero sintético”, dijo la especialista. “Aplicado sobre una
superficie arquitectónica forma una capa impermeable que llega a
adherirse a los pigmentos, como un plástico, y no permite salir la
humedad captada debajo de la capa de pintura”, añadió.

“Al evaporarse la humedad por un cambio de temperatura, llega a
empujar la capa impermeable del polímero, con el riesgo de
desprenderse con todo y pintura”, subrayó.

Los restauradores del INAH que estudian este problema, entre
quienes también se encuentra Valeria García y María del Carmen Castro
de la CNCPC, llevan a cabo pruebas para remover los polímeros, sin
dañar la capa pictórica, con las microemulsiones desarrolladas por
los investigadores de la Universidad de Florencia.

Las microemulsiones funcionan como solventes para remover las
capas de polímeros.

Pero la restauradora advierte que antes de aplicarlos de manera
total a los edificios tienen que llevar a cabo otras pruebas y
esperar un tiempo prudente para verificar resultados posteriores, por
eso, lo más importante es llevar a cabo un proyecto constante que
permita el monitoreo y resolver los problemas de humedad y
filtraciones de los edificios de manera inmediata, adujo.

Es así que durante la primera temporada de campo, las
r

You must be logged in to post a comment Login