Recupera su música y sus danzas pueblo Jonaz de San Luis de la Paz. Participó en celebración del Día Internacional de las PoblacionesIndígenas, en Oaxaca.

Oaxaca, 12 Ago (Notimex).- Los jonaces, el último pueblo
prehispánico mexicano en doblegarse a la Colonia Española
-resistieron hasta 1770-, sobrevive hoy disperso en más de medio
centenar de pequeñas comunidades de Guanajuato, Querétaro, San Luis
Potosí e Hidalgo.

La mayoría de las localidades jonaces vive en Guanajuato,
específicamente en San Luis de la Paz, de donde procede un grupo de
músicos y danzantes empeñado en mantener vivas las pocas expresiones
culturales que quedan de su pasado y que identifican a su etnia.

Cuando decidieron integrar el grupo artístico Uza Nande, cuenta
Venustiano García, se dieron cuenta que lo único que tenían a la mano
eran su lengua (el úza) y varias danzas guerreras, y fue a partir de
éstas como comenzaron a reconstruir su cultura, a la que han
incorporado elementos de otros pueblos hermanos.

Los jonaces o ézar forman parte de las etnias chichimecas del
altiplano central mexicano y están emparentados con sus vecinos pames
y ñhañú en el sur, y con guachichiles y una docena de etnias del
centro norte.

El grupo artístico, con gran éxito en su presentación en la
plaza principal de Oaxaca durante la celebración del Día
Internacional de las Poblaciones Indígenas, viste a la usanza
chichimeca (taparrabos y cacles de piel de animales), se adorna
cuerpos, rostros y cabezas con tatuajes, pinturas faciales y plumas,
e interpreta música con instrumentos exclusivamente prehispánicos.

Entre éstos resaltan los huehues, los teponaxtles, las
caracolas, las ocarinas, las flautas, los omechicahuaxtles
(instrumentos de huesos con ranuras), los caparazones de tortuga, el
tepetlcuicatl (marimba de piedra) y alrededor de 30 silbatos de barro
o madera, uno de los cuales, “el silbato de viento”, semeja el sonido
al del gruñido del oso.

El grupo Uza Nande (Hombre grande), de Rancho Misión, está
integrado por Tomás Machuca Mata, Ernesto Tovar Almanza, Heriberto
García López, Alejandro Cruz Ramírez, Dulce María López y Venustiano
García.

La exhibición de danza chichimeca-jonaz generó enorme interés en
el público asistente a la conmemoración del Día Internacional de las
Poblaciones Indígenas, organizada por el Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes y la Secretaría de Cultura de Oaxaca.

Tras la representación de las danzas guerreras, que incluyen
combates simulados con lanzas y mazas de mucho colorido, los jóvenes
artistas fueron felicitados, entrevistados y les pidieron autógrafos
y poses fotográficas.

Sigue

Recupera su música. dos. fotográficas

“Para nosotros es muy alentadora esta respuesta de la gente,
porque nos anima a seguir luchando por la recuperación de nuestras
expresiones culturales, las cuales se fueron perdiendo con el
tiempo”, dijo Venustiano García.

Uno de los cantos jonaces que más celebró el público se titula
µguila blanca. Una de sus estrofas dice:
Soy camino y soy danza, un águila que avanza por el cielo, por el
tiempo ymis alas no se cansan. µguila chichimeca jonaz no te voy a
olvidar nunca.

El Día Internacional de las Poblaciones, instituido en 1993 por
la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cultura
y las Ciencia (UNESCO), fue celebrado en la ciudad de Oaxaca con la
participación de 28 etnias de 10 entidades de la República Mexicana.

La conmemoración fue festejada asimismo con el Foro Comunitario
Pueblos Indígenas y Patrimonio Cultural, el cual reunió a 150
creadores, promotores culturales y líderes comunitarios indígenas de
Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca Quintana
Roo, Sonora y Veracruz.

Las secretarías, consejos e institutos culturales de estas
entidades y la Dirección General de Culturas Populares del CNCA
integran el Programa para el Desarrollo Integral de las Culturas de
los Pueblos y Comunidades Indígenas (PRODICI).

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login