Barcelona escogió a Woody Allen para armar su última maraña amorosa

LOS ANGELES (AFP) – Woody Allen sabía que quería hacer una película sobre un enredo amoroso a partir de un viaje de verano de dos amigas norteamericanas rumbo a Europa, pero la trama terminó ocurriendo en Barcelona porque fue el lugar donde ofrecieron dinero, actores y también carisma.

“Yo tenía la idea sobre dos chicas que se van lejos un verano. Alguien me llamó de Barcelona y me dijo ¿Quieres hacer la película aquí? La financiamos”, reveló el cineasta estadounidense Woody Allen en una conferencia de prensa sobre su filme “Vicky Cristina Barcelona” que se estrena el viernes en Norteamérica.

Esta última versión parece contradecir otras declaraciones del director donde enfatizó que quería “honrar a Barcelona porque le encantaba”, pero en Beverly Hills aclaró que primero vino la invitación a filmar en esa ciudad y de ahí se lanzó a escribir sobre un lugar que le gustaba.

“Siempre la parte más difícil para hacer cualquier película es encontrar financiamiento. Escribirla, dirigirla o cualquier otra cosa es más fácil, por lo tanto dije seguro: ‘Lo haré'”, contó Allen agradecido al grupo español Mediapro que hizo posible su comedia de pasiones con una Barcelona de postal.

Como si de una señal divina se tratara, Allen dijo que tras haber dado el sí a la capital catalana para su proyecto, “una o dos semanas después recibí la llamada de Penélope Cruz, no la conocía, quería que nos encontráramos y ella estaba en Nueva York. Sabía que estaba haciendo una película en Barcelona y quería participar”.

La actriz a la que Allen había visto solamente en ‘Volver’ aclaró después que quizás sus agentes llamaron al director de “Scoop” pero no ella.

Según Allen, ya teniendo afichada a Cruz y a punto de darle a Scarlett Johansson el tercer protagónico en sus películas, escuchó “que Javier (Bardem) estaba interesado, entonces gradualmente todo tomó forma”.

“Escribí deliberadamente para estas personas”, dijo y agregó que en ese momento le hablaron de la británica Rebecca Hall y tras una reunión de “45 segundos” -según ella-, decidió darle el papel de “Vicky”, una de las turistas estadounidenses de la cinta.

Así se armó una historia cuya banda sonora incluye al grupo Giulia y los Tellarini, “unos chicos que dejaron su disco en la recepción del hotel donde me alojaba y de casualidad lo puse un día en el auto y dije: ‘¡Es la música de la película!”.

Sólo las notas de producción del estudio califican a Barcelona como romántica, un adjetivo que tampoco encaja para la cinta.

El elenco confesó haber podido disfrutar muy poco de la ciudad a raíz de lo rápido del rodaje. Y “es que Allen es una estrella de rock por allá”, dijo Chris Messina, el actor que pone rostro al esposo símbolo de la estabilidad para una mujer que no quiere saber de riesgos en el terreno del amor.

“A veces era como estar haciendo teatro con miles de personas alrededor de una escena exterior. Y es que algunos diarios anunciaban adónde íbamos a rodar y se agolpaba la gente”, contó Hall.

Pero los actores agradecieron el respeto de la gente, “porque apenas decían ‘acción’ todo el mundo se callaba y luego con ‘corten’, aplaudían”, agregó Johansson, protagonista con Hall, Bardem y Cruz de escenas casuales y con poca gente alrededor en lugares como La Rambla o el Parque Güell durante el verano, algo inverosímil desde que Barcelona está de moda.

“He estado en Barcelona varias veces en mi vida, pero no tenía un conocimiento muy vasto de la ciudad. Cuando fui a filmar el director de arte me llevó a todos esos lugares”, contó Allen, de 72 años.

Con la ayuda del equipo ‘in situ’ termina “pareciendo como que conoces Barcelona, o conoces Londres, cuando en realidad estás fingiendo”, dijo sobre ese proceso para producir cintas fuera de Nueva York, la santa sede de su cinematografía.

La crítica saludó “Vicky Cristina Barcelona” como la mejor película de Allen de los últimos años y él dice que su larga exploración sobre las relaciones hu

You must be logged in to post a comment Login