Cuenta la Biblioteca México con cinco incunables europeos. Textos de Séneca, San Agustín y Santo Tomás de Aquino figuran entresus joyas bibliográficas.

México, 14 Ago (Notimex).- El fondo reservado de la Biblioteca
México “José Vasconcelos”, ubicada en la Plaza de la Ciudadela, de
esta ciudad, cuenta con 70 mil volúmenes de los siglos XVI y XVII, de
los cuales cinco son incunables europeos.

El libro más antiguo de esta colección es “Sermones fratis
Roberti”, de Robertus Caracciolus de Licio, impreso en 1490, en
Venecia, por Joanen de Forlivio y Gregorium Frates. Tiene 676
páginas.

Elvia Huerta, jefa del departamento de incunables de la
Biblioteca México, dijo que estos textos tienen en común portadas en
piel y sin motivos; encuadernación cocida en papel de algodón, lino o
trapo; páginas a dos columnas, capitulares en rojo, tintas minerales
y vegetales en negro y marcas de fuego.

Los incunables europeos -originales de primera impresión que
datan de entre 1450 y 1500- son exhibidos en vitrinas transparentes
para protegerlos de altas temperaturas y la humedad.

Las medias de temperatura idóneas oscilan entre los 17 y 22
grados centímetros y la humedad permisible es de 60 grados. La sala
del fondo reservado de la Biblioteca México posee un hidrómetro y un
aparato para regular la humedad.

Cabe destacar que 20 mil de los 70 mil volúmenes que integran el
fondo reservado están protegidos en bóvedas especiales con la
graduación calórica y humectante adecuada.

El segundo incunable más viejo es “Los V libros de Séneca”, del
filósofo hispano-romano Lucio Anneo Séneca. Va acompañado de una
colección de proverbios del propio Séneca y fue impreso en 1491, en
Sevilla, España, por Meynardo Ungut Alímano y Stanislao Polono.

También figura “Enarrationes inpsalmos”, de San Agustín, impreso
en Basilea, por I. Amberch en 1497. Es el volumen más denso de la
sección (tiene 426 páginas) pero está incompleto.

El cuarto incunable europeo de la Biblioteca México es “A gloria
y loor de Dios aquí Y Un tratado mucho provechoso y de grand
doctrina”, de San Antonio de Florencia, impreso en Sevilla, España,
1492, y dotado con 294 páginas.

El quinto libro es “Questiones de quodibet”, de Santo Tomás de
Aquino, procede de 1497, y carece de datos sobre el nombre y el lugar
de donde fue impreso.

Sigue

Cuenta la Biblioteca. dos. impreso

Junto a los cinco incunables europeos se exhiben en vitrina dos
de los libros mexicanos más viejos del país: “Aquí comienza el
vocabulario de la lengua castellana y mexicana”, de Fray Alonso de
Molina, impreso por Juan Pablos en 1555.

Juan Pablos fue el primer impresor de la Nueva España, tras el
arribo de la imprenta a la capital mexicana en 1539.

Una versión más reciente de este mismo libro (1571), impreso en
la Caja de Antonio de Spínola, se exhibe con el título más explícito
de “Vocabulario en lengua mexicana y castellana”, toda vez que
enfatiza que se trata del primer “vocabulario de náhuatl” publicado
en México.

La mayor parte de los volúmenes del fondo reservado procedentes
de los siglo XVI y XVII son de tema religioso, y sólo a partir del
XVIII es cuando aparecen los de tema literario, artes, ciencias
sociales y ciencias aplicadas.

Esta sección especial de la Biblioteca México está abierta
exclusivamente a consulta de investigadores privados e
institucionales con grados mínimos de licenciatura y plenamente
identificados.

La Biblioteca México fue fundada en 1946 por el escritor y
filósofo mexicano José Vasconcelos, creador de la Secretaría de
Educación Pública, y uno de los más conspicuos promotores de la
lectura en México en el siglo XX.

La Biblioteca México, con casi 300 volúmenes, forma parte de la
Red Nacional de Bibliotecas Públicas del Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (CNCA), la cual cumplirá 25 años de instituida el
próximo 29 de agosto.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login