Vigilia por detenidos en redada en Virginia

Madres latinas acompañadas de sus hijos pequeños expresaron el miércoles durante una vigilia su temor a una posible deportación de sus esposos tras una redada en Virginia que llevó al arresto de 42 inmigrantes indocumentados.

“Mi esposo y mi cuñado están detenidos”, dijo la boliviana Sonia de Zurita, una ama de casa que llevaba a su hijito en brazos. “No es justo que se los lleven y no piensen en las familias ni en los niños pequeños”, afirmó.

“No separen a las familias. Los que más sufren son los niños”, imploró Roxana Torrico, quien asistió a la vigilia con su hija pequeña y dijo que su esposo fue detenido durante la redada.

La vigilia, organizada por la Coalición Nacional de la Capital por el Inmigrante tuvo lugar frente al centro de detención de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en Fairfax, Virginia.

El acto de protesta fue realizado horas después de una redada a las 5 de la mañana de trabajadores de la construcción en el aeropuerto de Dulles, en Virginia, a unas 26 millas de la ciudad de Washington.

La abogada Kerry O’Brien, del programa legal de la organización comunitaria Casa de Maryland, dijo que las autoridades están violando las leyes al negar representación legal a los detenidos.

O’Brien, quien con un grupo de colegas abogados esperaron frente al centro de detención de la ICE para que se les permitan acceso a los inmigrantes, dijo que buscará que se pongan en libertad a algunos por razones humanitarias.

“No sabemos dónde están” los inmigrantes, dijo la abogada, que advirtió que un traslado de los detenidos a otros estados dificultaría sus posibilidades para que sean puestos en liberad mediante el pago de una fianza.

El embajador de Bolivia en Washington, Gustavo Guzmán, expresó su “solidaridad” con los detenidos, entre ellos 29 bolivianos y los demás de El Salvador, México y Guatemala.

Las redadas son actos que perjudican “el carácter de país de inmigrantes” de Estados Unidos, señaló el diplomático, que enfatizó que buscará la protección de los derechos humanos de los trabajadores detenidos.

El boliviano Zenón Ortiz, cuyo sobrino se encuentra detenido, pidió a las autoridades que “paren las redadas” y que se enfoquen en los delincuentes y narcotraficantes “pero no en los trabajadores inocentes”.

El agente especial de la ICE, Mark McGraw, consideró la operación como “crucial” para cumplir su misión de seguridad en áreas sensibles como aeropuertos, bases militares y plantas nucleares.

La redada se produjo días después de que Casa de Maryland anunciara un esfuerzo para crear un fondo que permita que los inmigrantes detenidos en las redadas paguen sus fianzas y consigan asistencia legal.

La ICE informó que las personas interesadas en saber el paradero de sus familiares pueden llamar a la línea gratuita de 24 horas 1-866-341-3858.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login