Llevan a escena obra basada en cuentos del escritor Charles Bukowski

* Es llamado el último autor “maldito” de la literatura de los Estados Unidos.

México, 15 Ago (Notimex).- Una propuesta audaz de Adrián
Vázquez, “No fue precisamente Bernardette”, se presenta a partir del
pasado 19 de julio en Xalapa, inspirada en dos cuentos de Charles
Bukowski, considerado el último escritor “maldito” de la literarura
estadunidense.

“En el hipódromo” y “Deje de mirarme las tetas, señor”, son los
dos cuentos de Bukowski y el montaje es para mayores de 15 años de
edad.

Sus poemas, relatos y novelas siguen atrapando a nuevas
generaciones, no obstante que muchos fueron publicados hace más de 30
años.

Bukowski, quien nació el 16 de agosto de 1920, fue creador de
una provocadora, irreverente y sórdida obra, cargada de emoción,
sentimientos y realismo.

Bukowski vino al mundo en la ciudad alemana de Aldernach, pero
desde los dos años se trasladó a Los Angeles, California, donde vivió
el resto de su vida, la cual, como él mismo refirió, distó mucho de
ser un cuento de hadas.

Este es un trabajo escénico serio y a la vez irreverente, que
apuesta a la transfiguración y al desempeño corporal que da como
resultado un espectáculo escrito, dirigido y actuado por la misma
persona.

La puesta está cargada de matices inesperados y poco
convencionales, sin restricción alguna; una exquisita fusión de
algunos de los cuentos de Bukowski, con un sentido audaz y lúdico
para la escena.

La imposibilidad de crear, lo fútil de las relaciones humanas,
la problemática del amor, el sueño americano, el sexo, alcoholismo,
las mujeres., son algunas de las desavenencias que experimenta el
personaje principal y que enfrenta de una manera muy peculiar.

“No fue precisamente Bernadette” es un montaje lleno de una
ironía y un humor ácido que dejan ver la esencia de Bukowski, en una
dualidad en la que resalta el balance entre el valor de la palabra,
así como el trabajo escénico, tanto del actor como del director.

Sigue
Llevan a escena obra basada/dos/director.
.
De acuerdo con sus biógrafos, durante muchos años y tras un
breve paso por la universidad, Charles se ganó la vida con trabajos
manuales temporales; espaciados por los períodos de vacaciones que se
tomaba cuando tenía apuestas en el hipódromo, afición que reflejó
continuamente en su obra.

Empezó a escribir cuentos muy joven, pero tras un primer relato
publicado por una revitsa en 1944, abandonó la literatura por una
década, lapso en el que sentó los cimientos de su leyenda alcohólica.

Se sabe que a los 49 años abandonó su trabajo en una oficina de
correos, para dedicarse exclusivamente a escribir, influenciado
principalmente por Henry Miller.

Sus primeras obras publicadas en la década de 1960, en
editoriales y revistas underground, fueron colecciones de poemas como
“Crucifijos en una muerta” (1965), o la que para muchos es su mejor
obra en verso, “Los días pasan como caballos salvajes sobre las
colinas” (1969).

Poco después, en 1971, Bukowski publicó su primera novela:
“Cartero” y la miserable vida del escritor dio un vuleco con el exito
de esa obra que empezó a traducirse a varios idiomas y finalmente
logró sacarlo de la pobreza.

A decir de los conocedores, la poesía de Bukowski, al que le
gustaba vanagloriarse de haber escrito su primer poema con 35 años,
está marcada por un realismo descarnado y lírico a un tiempo,
explícito, tierno en ocasiones y brutal en otras; abundante en datos
autobiografícos, personalísimo y pleno de humor ácido y desencantado.

Nunca abandonó su producción en verso que, con los años, se fue
haciendo más directa, más sobria, como en “El amor es un perro del
infierno” (1974) o “La última noche de la tierra (1992).

Bukowski escribió más de 30 poemarios que le han acreditado como
gran poeta; sin embargo, pocos de sus poemas se han traducido al
español.

Los cuentos del escritor están reunidos en varios volúmenes. El
más conocido, “Erecciones, eyacualciones y exhibiciones” (1972),
recog

You must be logged in to post a comment Login