Muestran hallazgos que hubo vegetación en el Desierto del Sahara.

Chicago, 15 Ago (Notimex).- Esqueletos humanos, de peces y
cocodrilos, así como algunos artefactos hallados en un cementerio
localizado en el Desierto del Sahara, en el año 2000, ratifican que
durante el periodo paleolítico esta zona del continente africano fue
un terreno fértil para el hombre.

Estudios encabezados por el paleontólogo estadunidense Paul
Sereno arrojaron evidencia de que hace 10 mil años los habitantes de
aquel lugar eran personas bajas de estatura, que realizaban diversas
actividades de sobrevivencia como la caza, el pastoreo y la pesca.

El sitio fue llamado “Gobero” debido al grupo Tuareg que habita
en la zona y en él se hallaron toda clase de esqueletos, tanto de
humanos, como de peces y de cocodrilos que hacen presumir que en el
lugar hubo vegetación.

El también profesor del Departamento de Biología y Anatomía de
Organismos, de la Universidad de Chicago, expuso que aunque este
lugar fue descubierto en el año 2000 en Niger, recientemente se
reunieron elementos suficientes para ofrecer un informe completo del
hallazgo.

Este último se dio cuando el investigador encabezaba a un grupo
de paleontólogos que buscaban fósiles de dinosaurios en el desierto
africano.

En el lugar se encontraron al menos 200 tumbas que parecen haber
sido dejadas por dos asentamientos separados por unos mil años de
diferencia. Destaca el sepulcro de una mujer y dos niños con sus
brazos entrelazados, los cuales fueron depositados en una cama de
flores hace unos cinco mil años.

El grupo más antiguo era de cazadores-recolectores altos y
robustos conocidos como “Kiffian”, quienes aparentemente abandonaron
el lugar durante una larga sequía que vació el lago hace unos ocho
mil años.

El segundo grupo, continuó, se asentó entre siete mil y cuatro
mil 500 atrás y eran personas bajas de estatura que por los
utensilios encontrados (anzuelos, cerámica y joyas) se dedicaban a la
caza, la pesca y realizaban labores de pastoreo.

Luego del hallazgo, el equipo de paleontólogos tomó muestras del
esmalte dental de los esqueletos, así como polen y huesos, examinaron
el suelo y las herramientas para fechar la antigüedad del sitio, así
como de los artefactos y de los restos.

De acuerdo con el equipo de investigadores, los datos analizados
de Gobero, al ser combinados con sitios existentes en el norte de
Africa, indican que sólo se comienza a entender la compleja historia
de la evolución biosocial de cara a la severa fluctuación climática
del Sahara.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login