Pasó inmigrante 26 años encarcelada tras vivir en esclavitud

Los Angeles.- La mexicana María Suárez busca crear una organización que luche contra los casos de esclavitud que se dan entre los inmigrantes en este país, situación que ella vivió en carne propia y que además la envió 26 años a prisión pese a ser inocente.

La oriunda de Michoacán, en el occidente mexicano, llegó a este país en 1975 luego de que un individuo pagó por ella 200 dólares, y la forzó a trabajar para él sin ningún tipo de salario.

Su más que patrón fue asesinado en un suburbio de esta ciudad californiana cuando trataba de abusar sexualmente de una mujer, cuyo esposo la defendió con un bate de béisbol y mató al agresor.

Suárez vio el crimen y el responsable, que sabía que ella era esclavizada, le pidió esconder el bate, una argucia para que las huellas de la mujer quedaran en el arma y fuera acusada, lo que sucedió.

“Ese fue mi error y por eso tuve que pasar años en una prisión, hasta que hace dos (años) por fin se me dejó en libertad gracias a que se supo de la explotación y del tráfico de que fui objeto”, dijo la mujer.

“Por 200 dólares el precio que tuve que pagar fue, además de años presa, el que ahora aún y cuando aquel hombre está muerto, todavía tenga miedo y sobresaltos”, agregó.

Ahora sus planes son crear una organización para defender a inmigrantes de este tipo de tráfico. El caso de la michoacana se reveló en el foro “Fin a la injusticia del tráfico humano”, realizado en esta ciudad en el marco de la 26 Conferencia Anual de Gobernadores Fronterizos.

Quedó de manifiesto, en esos trabajos, que el tráfico humano en Estados Unidos alcanza niveles alarmantes, pues se estima que cada año entre 600 mil y 820 mil personas son vendidas para la prostitución o como esclavos, y son los inmigrantes indocumentados los más vulnerables.

Se sabe que en promedio los adultos son vendidos por dos mil dólares y los niños por entre cinco y 10 mil dólares, dependiendo de la edad, dijeron ponentes en el evento.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien participó invitado por la moderadora, su esposa María Shriver, expresó que “la práctica del tráfico de seres humanos es esclavitud en tiempos modernos y no debe ser tolerado por ninguna sociedad”.

Otro caso expuesto en el Foro fue el de Florencia Molina, una mujer que estudiaba corte y confección en el estado mexicano de Puebla cuando fue invitada a trabajar en Estados Unidos a cambio de sueldo, hospedaje, comida y traslado.

“Cuando me ofrecieron eso lo acepté y llegué el 31 de diciembre del 2001. Cuando llegué festejamos el año nuevo, pero al día siguiente, a las cuatro de la mañana, ya me habían puesto a trabajar con cientos de cortes en un taller clandestino”.

“Estuve mucho tiempo hasta que un día exploté, porque además de que no me pagaban me golpeaban, así que esperé hasta que escapé y me fui a una iglesia cercana”, dijo Molina, quien evitó dar más detalles pues su caso está en espera de un permiso de trabajo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login