Hombres y mujeres han caído en la tentación de ser espías

* Artículo revela que incluso ha habido homosexuales en estas redes

México, 17 Ago (Notimex).- Movidos por el patriotismo, el
idealismo, la venganza, el amor o la aventura, mujeres y hombres de
diversas épocas y nacionalidades se han adherido a los servicios de
inteligencia de algunos gobiernos, dispuestos a tener sexo e incluso
a casarse con sus víctimas, a cambio de información confidencial.

Inteligentes y osadas, a veces silenciadas o idealizadas por la
literatura y el cine, las mujeres han sido protagonistas de episodios
cruciales de la historia, según relata la revista “Quo” en su más
reciente número.

Bajo el título “No te enamores de una espía”, la publicación da
cuenta de esta práctica mediante anécdotas que van desde el ya
conocido caso de la espía holandesa Mata-Hari, hasta las mujeres
fatales del Mossad (Instituto de Inteligencia y Operaciones
Especiales de Israel) y las de las academias de “sexpionaje” de la
KGB (agencia de inteligencia de la Unión Soviética).

De acuerdo con las memorias de una ex agente de la KGB, los
rusos crearon en 1960, un ejército de agentes sexuales, en los que se
reclutaba a mujeres hermosas, quienes eran entrenadas viendo filmes
pornográficos, para luego poner en práctica sus enseñanzas en clases
prácticas que acababan en orgías.

“Aquellas bacanales se filmaban y luego las alumnas debatían
sobre sus progresos tras haber visto la cinta”, continúa la
publicación y agrega que este tipo de prácticas no siempre les fueron
efectivas.

Un ejemplo de ello fue el caso del dictador indonesio Ahmed
Sukarmo, quien durante una visita oficial a la URSS, fue presa de una
celada, con varias chicas que fueron infiltradas como azafatas en su
hotel.

“Sukarno se la pasó de miedo mientras la KGB filmaba su orgía
con el propósito de presionarle. Lo que nadie sospechaba era que
cuando le mostraron las imágenes, el dictador pidió que le hicieran
una copia para exhibirla en su país, ya que a sus súbditos les
encantaría saber que tenían un presidente tan “macho””.

Pero no todas las operaciones fueron tan frustrantes, continua
la publicación. En 1968, el FBI (Buró Federal de Investigación de
Estados Unidos) elaboró un informe en el que reconocía que muchos
empleados de aquella nación que formaban parte de alguna legación
destinada en Rusia eran clientes de redes de prostitución controladas
por espías soviéticos.

Sigue.

Hombres/dos/soviéticos.

Aunque los servicios secretos occidentales tampoco le han hecho
ascos a estas tácticas, pues en 1970, los agentes de Washington
descubrieron que el agregado militar en el consulado ruso de Bogotá,
Colombia, Alexander Ogorodnik, estaba enamorado de una aventurera
española, quien fue contratada por la CIA (Agencia Central de
Inteligencia de Estados Unidos) y meses después, el ruso estaba
pasándoles información a través de ella.

En el argot de los espías, a la práctica de poner un cebo
femenino se le denominaba “trampa de miel” y a las agentes usadas
para ese fin se les conoce como “cisnes”.

Ningún servicio secreto ha renunciado a usar los encantos
femeninos para conseguir sus fines, sin embargo, esta actividad no es
privativa de las mujeres, hombres de mediana edad, bien parecidos y
educados, los “agentes Romeo” también han sido un arma muy eficaz.

Así lo demostró Markus Wolf, quien en 1953 a 1986, fue el jefe
de la Stasi (policía secreta de la República Democrática de Alemania)
y el creador de la estrategia “Romeo”, una tropa de espías seductores
que conquistaban los corazones de las funcionarias de los organismos
oficiales de la Alemania Occidental.

Al igual que los otros servicios secretos, esta estrategia tuvo
éxitos y fracasos, como fue el caso del agente Gunther Guillaume,
quien se casó con una funcionaria del gobierno de Alemania Federal y
logró colocarse como miembro del gabinete del presidente Willy
Brandt, aunque, tras descubrirse su identidad tuvo que dimitir.

Estas agrupaciones pensaban en todo, el llamado “Círculo
Cambr

You must be logged in to post a comment Login