Pone Julia Migenes al público mexicano al borde de un ataque de risa

* Combina ópera, humor, ironía y carisma en su espectáculo

México, 17 Ago (Notimex).- La soprano estadounidense Julia
Migenes, conocida por su papel de “Carmen” en la versión fílmica de
Francesco Rossi a la ópera de George Bizet, ofreció anoche aquí el
espectáculo “Diva on the verge” (Diva al borde de un ataque de
nervios), conformado por parodias sobre arias clásicas de repertorio.

El Teatro de la Ciudad fue el escenario de este espectáculo de
la intérprete, quien se ha presentado en los principales escenarios
de Europa, Estados Unidos y ahora de Latinoamérica, mostrando no
solamente su talento vocal, sino también sus dotes actorales.

Acompañada por la pianista Victoria Hazel Kirsch, inició
diciendo al público que si había alguien puritano, aún tenía tiempo
de salirse del teatro, porque esto era algo totalmente distinto a una
obra de ópera.

Acto seguido, la soprano habló con un español comprensible lo
molesto que es asistir a la ópera cuando no está en el idioma de uno,
y debe uno acudir a la pizarra de subtítulos en lugar de estar viendo
la acción de los actores. Prometió que éste no sería el caso.

Posteriormente, inició el espectáculo unipersonal con “La scene
de la folie”, fragmento de Lucia di Lammermoor, de Gaetano Donizetti,
que la soprano cantaba en idioma original y en español.

Una parodia que arrancó la carcajada y puso al público al borde
no de un ataque de nervios, sino de risa, por la forma en que
interpreta los personajes sobre todo el de la mujer asesina.

En la ópera, dijo, hay diversas malas, desde la asesina hasta la
gitana, o como la de “Romeo y Julieta”, la cual quizá no hubiera
hecho con Leonardo DiCaprio.

Sin embargo, aceptó el reto de embarcarse en “Romeo et
Juliette”, de Charles Gounod, para lo cual se puso una capa grande y
una peluca, haciéndose pasar por esa joven enamorada que decide
quitarse la vida envenenándose.

La actuación de Migenes causó hilaridad cuando con movimientos
chuscos quiso esconder el frasco del veneno en un lugar de su cuerpo,
mientras cantaba melancólica, para que al final y una vez que
encontró la pócima, cayera al piso de forma divertida con la
complacencia del público.

En medio de ocurrencias continuó el espectáculo que transitó
también por arias como “Madame Butterfly” y “La Boheme”, de Giacomo
Puccini, y “Salomé”, de Richard Strauss.

La soprano cautivó no sólo por su talento vocal, sino también
por sus dotes humorísticos, por momentos rayando en la ironía mordaz
que compartía con su pianista que lucía seria pese a todo.

Fragmentos de “Manon”, de Jules Massenet, y “Die Walkyrie”, de
Richard Wagner, le valdrían también ovaciones de parte del público
asistente.

El espectáculo fue creado en 1998 y surgió de un gesto natural
de Migenes quien durante una gala en que interpretaba un complicado
“Do” miró su reloj con desenfado, causando la hilaridad del público,
lo cual la llevó a escribir este monólogo con el cual se burla de la
rigidez del género y saca a la luz su ingenio y sentido del humor.

Julia Migenes nació en el Lower East Side de Nueva York. A pesar
de una niñez difícil descubrió el llamado del bel canto con el rol de
niña en “Madame Butterfly”, donde por vez primera experimentó el
poder y las emociones de la música ligadas a una puesta en escena.

Mientras estudiaba en la New York School of Performing Arts fue
elegida por Leonard Bernstein para hace de solista en sus “Conciertos
juveniles”, comenzando así su carrera en Broadway.

Interpretó a Hadel en “El violinista en el tejado”, con Zero
Maste y fue María en “West Side Story”, pero duscrubrió que lo suyo
era cantar, lo que la llevó a conseguir un contrato con la New York
Metropolitan Opera.

Migenes interpretó a “Salomé” para el montaje de Maurice Béjart
en Ginebra. Además, realizó el personaje de Carmen, de Georges Bizet,
en su versión cinematográfica dirigida por el cineasta italiano
Francesco Rossi, que la llevó a ganar el Grammy por el soun

You must be logged in to post a comment Login