.Embellece el mar de Bilbao esculturas del artista Eduardo Chillida.

México, 18 Ago (Notimex).- Enclavada en las rocas de la playa de
Bilbao luce majestuosa la escultura “El peine de los vientos”
realizada por Eduardo Chillida, artista plástico español fallecido el
19 de agosto de 2002.

Esta figura representa la levedad y la eterna permanencia en el
Paseo de Ondarreta en San Sebastián, soportando la agresión de las
olas y el paso del tiempo, alejado del bullicio citadino.

Eduardo Chillida será eternamente recordado por el legado que
dejó plasmado en esculturas diversas no sólo en el mar, sino también
en el metro Norman Foster, en Bilbao, en donde en 1997 construyó la
escultura “Elogio del hierro III”, entre muchas otras.

Por otra parte, a principios de este mes, sus obras fueron
fuente de inspiración para el Museo Chillida-Leku, que dirige el hijo
del escultor, Luis Chillida, sirviendo esta espacio para la
celebración de una serie de conciertos que logró fusionar melodías y
naturaleza.

Esto a raíz de que la música fue una de las grandes
inspiraciones del vasco Eduardo Chillida, por lo que se consideró
este acontecimiento titulado “Música y naturaleza” como un acierto
absoluto y un motivo de satisfacción para Luis Chillida, puesto que a
través de ello se evocó la memoria de su padre.

Considerado en 1994 como “el mejor español en el mundo del arte”
por la Fundación Focus, de España, el escultor y grabador Eduardo
Chillida, quien destacó por unir el espacio y el tiempo en sus
trabajos, presentó su obra en México en 2002.

Chillida, nacido el 10 de enero de 1924 en San Sebastián y quien
fue hijo de Pedro Chillida Aramburu, militar de carrera, y de Carmen
Juantegui Eguren, soprano, vivió sus primeros años en Zaragoza.

En 1943 comenzó su preparación para la carrera de Arquitectura,
con exámenes en Santiago de Compostela. Luego pasó a la Universidad
de Madrid y al Colegio Mayor Jiménez de Cisneros.

Durante ese tiempo se dedicó al futbol, adquiriendo buena
reputación como portero titular del Real Madrid, pero debido a una
lesión en la rodilla tuvo que abandonar este deporte.

En 1947 dejó sus estudios de Arquitectura pasando a dibujar en
el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Entró al taller de José
Martínez Repullés, amigo de su padre, quien lo apoyó en su vocación
artística. Ahí realizó sus primeras piezas de escultura.

Sigue
Embellece. dos. escultura.

Luego se trasladó a París, en octubre de 1948, donde consiguió
una habitación en el Colegio de España, en la Ciudad Universitaria.
En ese lugar coincidió con José Guerrero y Eusebio Sampere.

Más tarde, impresionado por la escultura griega arcaica del
Louvre, realizó sus primeras piezas en yeso.

Aquí comenzó su amistad con el pintor Pablo Palazuelo, quien le
ayudó en su primera formación. En 1949 eligieron su escultura “Forma”
para presentarla en el Museo de Arte Moderno de París.

Dos años después contrajo matrimonio con Pilar Belzunce en la
Iglesia de Ayete, en San Sebastián. Juntos se trasladaron a la casa
del escultor italiano Genarelli, en Villainnes-sous-Bois, en la
región de Seine-et-Oise, donde coincidieron con Pablo Palazuelo.

En 1951 nació Guiomar, la primera de sus ocho hijos. En ese
mismo año regresaron definitivamente a Euskadi y se instalaron en el
barrio de la Florida de la Villa de Hernani, pero varias de las obras
realizadas en París se rompieron en el transporte de regreso.

En noviembre de ese año realizó la primera pieza en hierro,
“Illarik” y los primeros collages como compenetración de papeles de
superficies, creando espacio y no sólo volumen. A pesar del
asentamiento en Hernani continuó haciendo visitas frecuentes a París
y en 1953 realizó “Contrapunto”, un relieve como un collage.

En abril de 1954 se concretó su primera exposición individual en
España con 13 esculturas, ocho dibujos, cuatro piezas en homenaje a
Vivaldi (un dibujo grabado en pizarra, un dibujo a lápiz y dos
collages) y un proyecto para escultura.

En 1960 recibió el premio “

You must be logged in to post a comment Login