“Las cuadrillas del diablito”, colección de máscaras en el MNCP.

* Proceden de siete estados y se utilizan en el carnaval, Semana Santa y pastorelas.

México, 18 Ago (Notimex).- La exposición de máscaras mexicanas
“Las cuadrillas del diablito”, instalada en el Museo Nacional de
Culturas Populares (MNCP), tiene como propósito mostrar al público
una de las expresiones de creatividad artística popular con mayor
presencia en el país.

La muestra reúne 34 piezas de diferentes épocas, materiales,
estilos y motivos de los estados de Guanajuato, Michoacán, Querétaro,
San Luis Potosí, Oaxaca, Guerrero y Jalisco.

La mayoría son de madera tallada, están pintadas con pintura
industrial, vegetal o mineral; algunas están laqueadas o policromadas
y todas adornadas con cuernos de vaca, toro, cerdo o caprinos
(naturales); barbas de crin, listones, trapos, sombreros, espejos,
peluche, cuero y estuco.

Representan al diablo o algún nahual y su uso festivo procede de
danzas mestizas interpretadas en el carnaval, la Semana Santa y las
pastorales de la Navidad.

Las danzas, al igual que la música y el teatro, fueron
eficientes instrumentos utilizados por los evangelizadores españoles
para atraer a los indígenas mexicanos a la religión cristiana, una
vez consumada la conquista armada en 1521.

Las máscaras, término hispanoárabe (masc-jarab) que significa
bufón o rostro falso, formaron parte de la indumentaria ritual usada
en las danzas y las obras de teatro de intención evangelizadora.

De esta vertiente europea y de una mezcla prehispánica anterior
en la que confluyeron diversas aportaciones étnico-culturales,
emergen de las múltiples variedades de máscara coleccionadas en Las
cuadrillas del diablito.

El nombre de la muestra alude a las formaciones de 18 a 20
bailarines que, en pareja y alineados, interpretaban danzas como la
de los Doce Pares de Francia, Moros y Cristianos y las muchas
versiones de danzas dedicadas al Apóstol Santiago.

En la muestra son ostensibles los rasgos prehispánicos y
europeos de las piezas, así como su carácter festivo, satírico y
burlón, según la festividad para la que fueron elaboradas.

Tal es el caso, por ejemplo, de una máscara del estado de
Guerrero que invoca a las “tres potencias” mediante una sola hoja de
madera oblicua que sugiere un rostro diabólico compuesto por dos
caras juntas con sólo tres ojos.

Hay otra, también guerrerense y destinada a las fiestas del
Carnaval, que alude a “los siete vicios y a las tres potencias”, y
una para la Danza de Tastoanes, de Jalisco, que describe al diablo
con cara toro o vaca, nariz elefantiásica y grandes crines o cerdas
de jabalí.

Las cuadrillas del diablito están en exhibición en la Sala
Galerías del Museo Nacional de Culturas Populares (CNCP), que
pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, ubicado en
Coyoacán.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login