Con melodrama político-novelero celebran los tres años de El Vicio

* Las Reinas Chulas festejan acompañadas de las periodistas Lidia Cacho, Carmen Aristegui y Sanjuana Martínez.

México, 21 Ago (Notimex).- Con un melodrama, como transcurre la
vida en México, el grupo de actrices y cabareteras mexicanas Las
Reinas Chulas celebró el tercer aniversario del Teatro Bar El Vicio.

Ante la presencia de sus madrinas, las periodistas Lidia Cacho,
Carmen Aristegui y Sanjuana Martínez, Las Reinas Chulas (Nora Huerta,
Ana Francis Mor, Cecilia Sotres y Marisol Gasé), rindieron un informe
de lo que ha sucedido en ese teatro-bar, al que consideran como el
único espacio de resistencia cultural en México.

Dijeron, por ejemplo, que en el escenario han pasado más de 300
actores y actrices en sólo tres años; que el promedio de asistentes
por noche es de 80 personas, y que su costo de producción equivale al
dos por ciento del presupuesto de la Compañía Nacional de Teatro.

Las actrices, cuyo trabajo se caracteriza por fusionar el
cabaret alemán, el teatro de revista mexicano y la técnica actoral
universitaria, presentaron un extracto de su más reciente creación:
“Nosotros los pobres. Petróleo en la sangre”, un melodrama
político-novelero que ironiza una y otra vez sobre la propuesta de
reforma energética.

Al estilo de las telenovelas mexicanas y de los dramas de las
películas de la Epoca de Oro del cine mexicano, critican con humor
inteligente las bondades que traerá para el pueblo mexicano el “ir a
buscar el tesoro” que está en el fondo de los mares mexicanos.

Para ello, se valen de entrañables personajes de la película
“Nosotros los pobres”: “Chachita”, “El Atarantado”, “La chorreada”,
“El Camellito” y “La que se levanta tarde”; así como de escenas de
películas como “Angelitos Negros” y “Tizoc”.

Aunque no están presentes, se sabe que en este nuevo melodrama
“Pepe El Toro” tuvo que irse a Estados Unidos a buscar un mejor
futuro para su familia. A él lo siguieron “La Guayaba”, “La Tostada”,
“El Topillos”, “El Planillas”, “El Pinocho” y “El Bracero”, quienes
tras el incendio de la carpintería se quedaron sin trabajo en su
país.

“Chachita”, quien está bien enterada de los peligros que supone
la privatización de la empresa petrolera porque acude al Zócalo de la
ciudad a escuchar los discursos de “El Camellito”, trata de convencer
a “El Atarantado” y a “La Chorreada” de que la miseria en el país se
acrecentará si se pierde el control sobre el energético.

Las divertidas escenas van precedidas por fragmentos de las
películas donde surgieron los personajes.

Pero no sólo se utiliza al cine para ironizar, sino también
programas de la televisión como “Mujer, casos de la vida real”, de
donde surge el personaje “Silvia Final”, quien aprovechó la presencia
de Cacho, Aristegui y Martínez para reclamarles el andar de
“lidiosas” y alborotar a otras mujeres para luchar por sus derechos.

Todo ese mar de sufrimientos culmina con la frase sabía de “La
Chorreada” (Ana Francis Mor): “la resignación es el verdadero tesoro
que tenemos escondido todos los mexicanos en nuestro corazón”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login