.Con interesante exposición celebra Héctor García su cumpleaños 85.

México, 22 Ago (Notimex).- Con la exposición “Héctor García: 85
aniversario”, inaugurada desde julio en el Centro Cultural Benemérito
de las Américas, en el Jardín del Centenario, en Coyoacán, el artista
de la lente celebra un aniversario más de vida.

La muestra “Héctor García: 85 aniversario” comprende 161
imágenes, varias de ellas nuevas, sin dejar de lado a sus iconos “El
niño en el vientre de concreto”, “José Clemente Orozco” y “El pintor
Gerardo Murillo, Dr. Atl”, así como dos fotografías intervenidas por
Alberto Gironella y Gilberto Aceves Navarro, respectivamente.

El cazador de imágenes afirma “soy un hombre público que es
artista, esa es mi vida. Nada tengo de secretos. Lo mejor es eso, que
las personas sepan de mí. Cuando no le gusto a algún compañero o que
alguien habla mal de mí, lo expongo al público. Ese es mi carácter.”

Asegura García que tampoco tuvo secretos para su biógrafa Norma
Rivera, quien lo estuvo entrevistando durante seis años para escribir
el libro “Pata de perro”, cuyo texto ya se terminó.

El fotoperiodista escribe con imágenes, busca la verdad y sus
herramientas le permiten ser los ojos del mundo en todos los
acontecimientos, afirma Héctor García, quien este sábado festejará 85
años de vida y 65 como artista de la lente.

Nacido el 23 de agosto e 1923, en la Ciudad de México, García es
reconocido como uno de los fotoperiodistas más importantes a nivel
nacional e internacional.

El reportero gráfico llevó por igual imágenes a los diarios
vespertinos que a los muros de las galerías, ha sido un trotacalles y
trotamundos, un conversador colmado de anécdotas y un constructor de
su propia leyenda, dueño de un archivo todavía por explotar.

Lo mismo ha sido amigo de las bailarinas exóticas que de
artistas de renombre e intelectuales de izquierda, es el cronista de
la semana ardiente de 1958, del verano rebelde de 1968, y de la
campaña electoral de Luis Echeverría, que a la distancia le han
valido el sobrenombre del “Fotógrafo de la calle”.

Quien ha visto a Héctor García lo recuerda con su cámara en
mano, con ojos que parecen escudriñar el fondo de aquello que atrapa
su mirada, con un gesto amigable del que se desprende una sonrisa tan
grande que hace que sus interlocutores sonrían con él, y con unas
manos tan grandes que en ellas atrapa las cámaras que manipula como
un maestro, según un documento difundido por el Conaculta.

Sigue
Con interesante. dos. Conaculta.

El decano de la fotografía estudió en el Instituto de Artes y
Ciencias Cinematográficas, donde fue discípulo de Manuel Alvarez
Bravo y Gabriel Figueroa. Desde 1945 trabaja como periodista gráfico
para diversas publicaciones de México y el extranjero.

Desempeñó tareas docentes en el Centro Universitario de Estudios
Cinematográficos (CUEC) de la Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM) y participó en revistas como “Mañana”, “Siempre”, “Paris
Macht”, “Revista América”, “Time”, “Life”, “O”Cruceiro” y “Cine
Mundial”.

“El fotoperiodismo es la carrera más peligrosa a la que se puede
dedicar un hombre”, dijo alguna vez el maestro, al recordar a su
colega Robert Capa, reportero de la revista “Life”, quien falleció
cuando pisó una mina en la guerra de Corea.

A decir del artista de la lente, “el fotoperiodista se enfrenta
a situaciones donde nada está dicho hasta que los hechos no lo
confrontan, y en medio de esa situación incierta, tiene que hacer su
trabajo y correr el riesgo que enfrentan los que están involucrados
en un hecho, para bien o para mal”.

Merecedor de inumerables homenajes, como el que le dedicó el
número 26 de la revista “Luna Córnea”, que edita el Centro de la
Imagen del Conaculta, donde lo califica como “el fotógrafo de la
esencia nacional” y “el fotógrafo que prácticamente lo ha retratado
todo”.

Para García, “la fotografía dice la verdad y está con ella. El
material fundamental con que se hace es la luz. Es por eso que en su
nombre lleva su condición. Con la fotografía nació el

You must be logged in to post a comment Login