Concluye temporada de “El hombre que sólo sabía amar”

* Develan placa por 200 representaciones del espectáculo coreográfico

México, 24 Ago (Notimex).- Luego de una breve temporada en el
Teatro de la Ciudad, “El Hombre que sólo sabía amar”, espectáculo
coreográfico de Vicente Silva Sanjinés, llegó a su fin con la
develación de una placa que conmemora 200 representaciones.

En el acto, los coreógrafos Alicia Sánchez y Alberto Pérez,
expresaron su beneplácito por este triunfo y aseguraron que se trata
de una importante obra dirigida a los niños.

Presentada por la Compañía de Danza Contemporánea bajo la
creación y dirección del también coreógrafo Vicente Silva Sanjinés,
“El hombre que sólo sabía amar” es un espectáculo infantil diferente,
donde personajes singulares son los protagonistas de una coreografía
cuyo tono lúdico se encamina por el registro de las emociones, de la
melancolía a una intensa vitalidad.

Sus imágenes son hermosas, llegan con naturalidad a la poesía
del movimiento, su fuerza evocativa resalta que en la creación la
realidad y el sueño son una misma cosa, que éstos asaltan con su
entrañable belleza la vida cotidiana.

En la última función de esta temporada, en la que se permitió el
acceso gratuito al público infantil y adulto, cerca de 500 personas
quedaron maravilladas por las excelentes ejecuciones coreografías de
siete bailarines, quienes desde que se levantó el telón atraparon a
un público en su mayoría infantil.

La historia cuenta que “Hace poco tiempo, pero muy poco tiempo,
en realidad apenas ayer, y en un lugar cercano, tan cercano como tus
manos, vivió un hombre que se llamó a sí mismo “El hombre que sólo
sabía amar”, quien tenía un pequeño problema.

Muy pequeño, porque en ese lugar nada era grande y nada era
mediano, de otra manera no cabía. Nada estaba encima de algo y todo
estaba encima de nada, porque todo estaba en su lugar. Pero él no
tenía a quien amar.

De la mano de Eva Mendoza, Diana Rayón, Shila Rojas, Carlos
Martínez, Ivonne Ortega, Ivonne Galina y Eduardo González, estos
virtuosos del baile dejaron entrever además de una gran condición
física, increíbles acrobacias que lucieron en medio de una buena
iluminación.

Doctores, paracaidistas, ángeles, nadadores y hasta pilotos, son
algunos de los personajes que interpretan los bailarines, cuyo único
lenguaje es la danza.

En 60 minutos, los bailarines acuden al hecho escénico como
seres polimórficos, desarrollando sin concesiones a los personajes y
situaciones estrambóticas, surgidas como apariciones inefables y
etéreas que elevan a la cúspide sensual, para después observar cómo
se transforman con la velocidad de la vida en la ciudad.

Miguel Yedra, crítico en artes escénicas, ha dicho que la
coreografía de Vicente Silva Sanjinés está “hecha con inteligencia y
sensibilidad artística y que pueden disfrutar los niños de este país,
amén de que se puede recomendar a los padres con mente abierta y
ganas de que sus hijos no vean las historias chabacanas y simplonas
que pululan por todas partes”.

Vicente Silva Sanjinés es uno de los coreógrafos más importantes
de la danza contemporánea mexicana.

Ha sido reconocido internacionalmente, pues ha tenido
presentaciones en el Teatro Ponec de Praga e impartido talleres y
clases magistrales en Weslyan College, Burllington College, Flynns”
Theatre, Studio 303 en Montreal, Canadá; y en Movement Research y
Danspace Project de Nueva York.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login