El día que la ministra sufrió acoso sexual

No es mi costumbre inmiscuirme en la vida sexual de los demás, pero por una vez me creo autorizado ante la actitud de la ministra Gloria Rubín, quien por motivos ideológicos se zambuyó en una polémica desatada a diez mil kilómetros del lugar donde reside.

El episodio me habilita a reflexionar sobre algunos hechos de la historia paraguaya de la historia personal de algunos personajes siempre encumbrados, con el gobierno que sea, dado que soy casi un vecino de la familia Godoy-Rubín.

Al margen de la distancia, Stella Calloni escribió una vez que Asunción es la más centroamericana de las capitales sudamericanas, por lo que cualquier similitud entre los alabarderos de Stroessner y Somoza, en Paraguay y Nicaragua, pueden ser consideradas meras coincidencias.

Feminista que denigra a una mujer
“Fui admiradora del movimiento sandinista, fui una de las jóvenes que lloró de emoción cuando llegaron al poder”, afirmó Gloria Rubín a un medio de Nicaragua.

Su posición, por supuesto, varió cuando recibió los dólares del National Endowment for Democracy en los últimos meses de la dictadura de Stroessner.

El NED es una fundación creada para relevar a la CIA en el intervencionismo imperialista, y está enfrentado con el sandinismo desde que financió con mil millones de dólares el triunfo de Violeta Chamorro en 1989.

Rosario Murillo, quien fue denigrada y agredida con fiereza por las acusaciones de Gloria Rubín denunció a Rubín y su esposo, Humberto Rubín, de ser aliados de Stroessner durante su régimen, que se extendió desde 1954 hasta 1989.

“Yo le doy el beneficio de la duda, no de la mala fe. Pero aquí en Paraguay saben muy bien quién es Humberto Rubín, y saben muy bien quién fue Gloria Rubín en su momento, con una radio clausurada por el régimen de Stroessner, con persecuciones policíacas durante mucho tiempo”, replicó Gloria Godoy.

Es cierto, señora Godoy de Rubín, pero también es cierto que usted es sobrina de Adán Godoy Giménez, y que su marido Humberto fue animador de los cumpleaños de Stroessner, y también integrante del cortejo de adulones del sanguinario dictador por treinta años, hasta que fue cooptado por la embajada norteamericana de Asunción.

Entonces, con la protección de Washington, participó en los últimos meses de la campaña desestabilizadora coordinada por la CIA, para acabar con el anacrónico dictador al que sostuvieron por más de treinta años.

¿Desde cuándo es feminismo denigrar a una meritoria mujer como Rosario Murillo? ¿No merece acaso la jefa de comunicaciones y primera dama de Nicaragua ser respetada y defendida por alguna organización feminista?

¿Por qué será que los ataques de la esposa del animador de los cumpleaños de Stroessner sólo toman partido por la derecha? ¿Tendrá algo que ver el asilo a una mujer, guerrillera de las FARC, poco antes del estallido de la campaña continental contra Ortega?

Por otra parte, cotidianamente en la radio de la ministra Rubín, son agredidos Chávez, Morales, Correa, Fidel Castro, e incluso a Cristina Fernández de Kirchner.

El día que la ministra sufrió acoso sexual
Al margen de todo, Gloria Rubín fue primero empleada de su marido, Humberto Rubín, en tiempos en que este estaba felizmente casado con su primera esposa, la madre de la bella conductora Pelusa Rubín.

¿No recibió acaso un acoso sexual en el lugar de trabajo, por parte de un hombre influyente en el régimen de Stroessner, que en ese entonces estaba casado con otra mujer?

Gloria Rubín era en aquellos lejanos días una atractiva jovencita, que trabajaba en la radio que el coronel Pablo Rojas montó, con dinero distraído con anuencia de Stroessner, de la Intendencia Militar y otras instituciones públicas.

Allí conoció a su actual marido, quien por entonces era su jefe, además de influyente animador de los cumpleaños del dictador.

La romántica historia, no deja de parecerse bastante a las muchas jovencitas paraguayas que son acosadas por sus jefes p

You must be logged in to post a comment Login