Gana movimiento Talibán apoyo en Afganistán

Londres.- El movimiento Talibán gana cada día más apoyo y construye una administración paralela más eficaz, más popular y más brutal que el gobierno de Hamid Karzai, publicó en su página web The Guardian.

Esta batalla ha sido emprendida por los insurrectos sobre “las puertas de Kabul”, la ciudad más grande de Afganistán, no en Helmand que ha atraído los titulares y desde donde el presidente Karzai no ha dado muestras de ser él quien domine el territorio afgano.

Para el Reino Unido, el sur es la zona más importante donde sus tropas están luchando, pero es el Cha Maidan, población ubicada a una hora de Kabul, donde apenas la semana pasada 10 soldados franceses murieron, es aquí donde la guerra será ganada o perdida.

Aunque el sur de Afganistán es el área que ha recibido mayor atención, un oficial de la Organización del Atlántico Norte admitió que “la guerra en el sur es básicamente una resistencia y está estancada”, por lo que es en los alrededores de Kabul donde deben detenerse a los rebeldes.

Las vidas tribales a sólo unas millas del Cha Maidan, que hasta hace unos meses, fue considerado bajo la autoridad de gobierno central de Karzai, se desarrollan en medio de un grupo de talleres mecánicos y hombres semidesnudos que venden frutas.

Ismatullah, habitante afgano, dijo que durante una reunión en su comunidad el gobernador comentó que todo estaba muy bien, él citó el Corán correctamente; sin embargo, no estoy seguro de cuánto poder tiene, al menos en mi distrito el que controla es el Talibán, no él.

El tránsito por esta región es peligrosa, los occidentales o representantes gubernamentales corren el riesgo de ser atacados o secuestrados.

La verdadera fuerza del Talibán no está en la capacidad de sus emboscadas en los caminos o en la colocación de bombas sino en la administración paralela, con ésta ha logrado establecer el control en el sur y este de Afganistán.

Allí ellos hacen la ley, intimidando a cualquier disidente, su estrategia es deliberada y a largo plazo. De esta manera, construyen redes duraderas de apoyo.

En la provincia de Wardak, los únicos casos que llegan a Amanulla Ishaqzai, juez del gobierno, son los que requieren un sello oficial o por controversias, principalmente entre chiítas y tribus pashtunes suníes, que integran en su mayoría a los talibanes.

La mayor parte de los 800 mil habitantes, principalmente campesinos, acuden a los talibanes para que apliquen la justicia ruda pero a menudo eficaz.

No los puedo culpar, dijo Ishaqzai, un caso judicial en el sistema gubernamental tarda cinco años y requiere de muchos sobornos, en cambio, los talibanes lo arreglan en una tarde.

Cada aldeano tiene historias que contar acerca de cómo el Talibán resuelve las controversias en materia de propiedad que marca la sociedad afgana.

En diversos casos, Ishaqzai ha convocado al consejo tradicional tribal, con un erudito islámico que funciona como un juez que envía casos a tribunales más altos. Así al menos ellos consiguen una decisión. Los clérigos son a menudo de los comandantes del Talibán.

Esto sucede no sólo en casos civiles, según Mohammed Musa Hotak, diputado de Wardak, el Talibán llegó a un pueblo en el distrito del sur de Jalreez la semana pasada, detuvo a tres ladrones, untó alquitrán en sus rostros y los exhibió como un ejemplo para el resto de la población. Los hombres problamente serán ahorcados, agregó.

El año pasado, grupos de derechos humanos en Afganistán estimaron que el Talibán había ejecutado entre 70 y 90 personas en los pueblos que controla y castigó a miles más por diversos delitos. Sin embargo, a menudo tales actos son populares.

Destituye Karzai a dos generales tras bombardeo de la coalición

Londres.- El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, destituyó el domingo a un general y a un comandante por “negligencia” y “retención de información” tras el bombardeo de la coalición en el oeste de Afganistán, en el que murieron 89 civiles. “Más de 89 compatriotas nuestros inocentes, entre

You must be logged in to post a comment Login