Comercializan en Alemania sistema auditivo implantable e invisible

Por Olga Borobio.

Berlín.- Un sistema auditivo inventado en Alemania podría revolucionar el tratamiento de personas que sufren sordera, informó en un comunicado la firma productora Otologics, con sede en Heidelberg.

Se trata de “Carina”, el primer aparato que se implanta con cirugía bajo la piel y que mejorará la audición de forma cómoda e invisible, que permitirá a quienes sufren de sordera volVer a la vida activa y sin limitaciones.

Una de sus mayores ventajas es que es invisible, lo que permite decir adiós a los poco estéticos aparatos de soporte que se colocan sobre el oído y que pese a su color transparente o similar al de la piel, son percibidos por quien lo porta o por el resto de la gente.

Los tradicionales sistemas externos pueden ser también incómodos por la distorsión de los sonidos o por el acoplamiento de otros aparatos del entorno que influyen la audición.

Carina es el primer sistema auditivo que sirve para el tratamiento de todo tipo de reducción de la capacidad auditiva que se implanta totalmente bajo la piel.

Puede utilizarse para tratar sordera de conducción –la que se debe a una lesión del oído medio o externo-, de recepción –la que se debe a una lesión del oído interno o del nervio auditivo, o a varios tipos de sordera combinados.

Consiste en un micrófono sensible que recoge el sonido y lo transforme en señal eléctrica. El procesador refuerza esta señal y la dirige a un transductor donde la señal eléctrica es transformada en un movimiento mecánico.

La punta del convertidor está directamente unida a estructuras anatómicas del oído medio de forma que el sonido penetra de forma natural al oído.

Además de un resultado con sonido natural, asegura Otologic, la ventaja es que el conducto auditivo a la entrada del oído queda totalmente libre, evitando obstrucciones e inflamaciones dolorosas que en ocasiones tienen lugar.

Otra ventaja más por tratarse de un aparato interno es que el sistema está libre de influencias externas como suciedad, polvo o humedad.

El resultado: un aparato que permite que personas con sordera realicen actividades hasta ahora impensables como nadar.

El implante se realiza mediante cirugía de dos a cuatro horas de duración con anestesia total. La intervención no daña la anatomía auditiva natural, lo que significa que en caso de que tenga que retirarse, no se habrían producido cambios en el oído interno.

Además, posee una pila con una vida de al menos 15 años, por lo que sólo después de ese tiempo sería necesario realizar una segunda operación, más sencilla, para cambiar la cápsula, explicó la firma de Heidelberg.

“El nuevo implante fue una salvación para mí”, explicó Waltraud Forouzan en su experiencia con el sistema Carina. Cuando acudió al otorrinolaringólogo en 2005 le diagnosticaron una capacidad auditiva de sólo 30 por ciento.

Durante estos años probó diferentes aparatos que, si bien le permitían mayor audición, no constituían una solución práctica para llevar a cabo su vida diaria. Ahora, se le han abierto numerosos horizontes.

Sin embargo, también hay contraindicaciones: la existencia de un marcapasos, por ejemplo, hace no recomendable su implantación, y quien lo lleva tampoco puede someterse a una resonancia magnética.

El sistema sólo es válido para mayores de 18 años que ya tengan experiencia con otros sistemas auditivos, destacó la empresa.

La sordera es una enfermedad muy habitual en Alemania y en todo el mundo: en el país europeo afecta a unos 14 millones de personas. En el mundo 123 millones de personas tienen problemas auditivos, lo que corresponde a 2.5 por ciento de la población mundial. Dos terceras partes de la población con sordera viven en países subdesarrollados.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login