La moda canina ignora la recesión y se globaliza

NUEVA YORK (AFP) – La moda canina, que ignora la recesión y se globaliza, celebró su tercer encuentro anual en Nueva York con desfiles, actos de beneficencia y eventos de diseñadores y distribuidores del mundo entero.

En momentos en que las grandes tiendas padecen dificultades crecientes para vender ropa, calzados y carteras, con facturaciones en caída libre, los que apuestan a los animales domésticos están con viento en popa.

“Este año está marcado por el triunfo del metal, la chorrera y el color morado”, dijo Kameron Westcott, estilista de 25 años llegada especialmente de Dallas (Texas, sur) junto a su madre y Louis, un yorkshire terrier de 5 años que asoma la cabeza de un bolso Louis Vuitton, vestido con una capa y una camiseta de satén azul.

Kameron no tiene una tienda sino un sitio internet de venta de ropa y accesorios para perros, todo fabricado en Brasil.

Los cinco pisos de este centro de exposiciones en el sur de Manhattan están ocupados por decenas de puestos que proponen diferentes productos de belleza, casillas de lujo, almohadones decorados con cristales Swarovski cuyo precio oscila entre 9.000 y 15.000 dólares, joyas, muebles y sobre todo la última tendencia: los productos ecológicos y reciclables.

La gama de propuestas ecológicas va desde la alpaca peruana para chalecos tejidos a mano a la marca “Petduti” que propone un sistema para evitar el momento desagradable de recoger los rastros dejados por el perro en la calle.

La “semana de la moda canina” de Nueva York tiene mucho éxito. “No me pueden impedir ver ese desfile y exijo que me reembolsen”, protesta una mujer al borde de la crisis de nervios porque no logra entrar al desfile de la mañana.

“Usted pagó para el desfile de la noche, el de beneficencia, y éste es para los compradores, los estilistas y la prensa”, contesta imperturbable una asistente.

Las luces se apagan sobre un decorado decadente de barriles oxidados, grandes embudos de metal y bidones abandonados que evocan la “crisis petrolera y la época aterradora que vivimos”. El desfile comienza.

Bulldogs con sacos de lana peinada y galgos afganos con sedas estampadas al estilo “Hermes” desfilan paseados por modelos tan suntuosas como los animales que presentan llevados con correas de cuero firmadas por famosos.

“Vine desde Estocolmo aconsejada por una amiga y no lo lamento, espero encontrar un agente para Estados Unidos, es un mercado enorme y tenemos que globalizarnos”, dijo Tania Fylking, esposa de un locutor de radio muy conocido en Suecia y especialista del “cuero firmado” y accesorios creados para los perros de los famosos del cine y el espectáculo.

Según las estadísticas 2007-2008 de la APPMA, la Asociación de fabricantes de productos para animales domésticos, 63% de los hogares norteamericanos –es decir 71 millones de hogares– poseen una mascota.

Los norteamericanos tienen 88 millones de gatos, 75 millones de perros, 142 millones de peces y 13 millones de reptiles. Gastaron en ese rubro 40.000 millones de dólares en 2007 –contra 28.500 millones en 2001– de los cuales 17.000 millones en alimentos, 11.000 millones en veterinaria, 10.000 millones en medicamentos y 3.900 en juguetes varios, ropa y cuidadores.

La Asociación asegura en su sitio internet que poseer un animal doméstico “ayuda a reducir la presión arterial y los riesgos cardíacos, a distenderse, a luchar contra la depresión y la soledad, y reducir el costo médico de los individuos para la sociedad”.

You must be logged in to post a comment Login